Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía disuelve un grupo feminista ante el Congreso

Una veintena de mujeres, que se manifestaba ayer ante el Congreso de los Diputados, donde estaba previsto que empezara a tramitarse la despenalización de algunos supuestos de aborto, fueron disueltas con gran contundencia por miembros de la Policía Nacional, que las golpeó reiteradamente mientras desplegaban una pancarta y coreaban consignas en favor del aborto libre y gratuito. La policía golpeó, y tiró al suelo, asimismo, a varios fotógrafos de los que cubren la información parlamentaria en el Congreso de los Diputados y les amenazó con romperles las cámaras, a pesar de haber mostrado sus credenciales. Mientras tanto, en la acera de enfrente se concentró un grupo de personas con pegatinas de organizaciones antiabortistas.Uno de los informadores gráficos, Germán Gallego, de la revista Interviu, fue amenazado por un policía mientras estaba caído en el suelo. El periodista pidió al policía su número de identificación y el agente le dijo que le buscaría "cuando vaya de paisano".

Los periodistas que realizan su labor en el Parlamento entregaron una carta de protesta, en la que denunciaban la violencia policial, al presidente de la Cámara, Gregorio Peces-Barba. En el escrito pedían al presidente del Congreso que terminen estas prácticas, por considerar que no guardan relación con el principio de libertad de información que debe darse y que es uno de los pilares de una sociedad democrática. La Comisión pro derecho al aborto de Madrid denunció, en un comunicado, "el brutal comportamiento policial, más propio de la época de la dictadura que de un gobierno socialista"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de mayo de 1983