Hilados y Tejidos Puigneró, SA, suspende pagos y declara una deuda de 9.433 millones de pesetas.

La empresa textil Hilados y Tejidos Puigneró, SA, la más importante algodonera española y una de las más potentes de Europa, presentó ayer expediente de suspensión de pagos ante el Juzgado Decano de los de Primera Instancia de Barcelona. En el balance provisional presentado al juzgado se declara un pasivo de 9.433.497.631 pesetas y un activo de 16.744.553.341 pesetas. Las causas de la suspensión hay que buscarlas en las difíciles condiciones del mercado exterior al que deben concurrir los algodoneros desde principios de mes, tras haberse agotado las reservas nacionales.

La firma textil, que alcanzó un volumen de ventas próximo a los 11.000 millones de pesetas en 1982, está implicada en el fraude a la Seguridad Social de Barcelona por la presunta defraudación de 200 millones de pesetas. Precisamente a consecuencia de estas irregularidades, fue detenido y procesado a primeros de marzo Rosendo Puigneró Sargatal, copropietario del grupo junto a su hermano José, quien lleva la dirección empresarial.La entidad cuenta con una plantilla de 1.700 trabajadores, repartida en las factorías de Sant Bartomeu del Grau, Roda de Ter y Prats de Lluçanès, poblaciones que viven prácticamente de la actividad fabril del grupo. Portavoces de la empresa han señalado que la presentación de la suspensión no afectará al pago de los salarios que mañana, como todos los viernes, se harán efectivos con absoluta normalidad.

El grupo textil Puigneró abarca todo el proceso textil, desde la hilatura hasta el acabado. La empresa destina una parte importante de la producción al suministro de las Fuerzas Armadas y de los grandes almacenes. La firma se había acogido al Plan de Reestructuración Textil, gracias al cual había obtenido en 1982 un préstamo de 1.000 millones de pesetas del Instituto de Crédito Oficial y un aval de la misma entidad por otros 1.000 millones de peseta, concedido con la participación de bancos privados y cajas de ahorro.

Los proveedores

Fuentes empresariales han señalado como causas próximas que han aconsejado la presentación del expediente de suspensión de pagos los cambios registrados en el mercado algodonero, derivados de la necesidad de importar materia prima del exterior, al haberse agotado las existencias nacionales. La diferencia fundamental que implica este cambio está en las condiciones de pago a los proveedores, que resultan mucho más onerosas en el caso de los contratos. exteriores. Según estas mismas fuentes, el principal proveedor de Puigneró era, hasta ahora, la Cooperativa Agrícola de Jaén, integrada en la Unión Territorial de Cooperativas (Uteco), entidad que concedía unas buenas condiciones financieras al grupo textil catalán, que en el peor de los casos suponían pagos a 90 días vista.Por el contrario, al agotarse las existencias de Uteco y tener que concurrir a los mercados exteriores, el grupo Puigneró se ha encontrado con la imposibilidad de participar en los mismos por exigirse en la práctica el pago de las transacciones al contado rabioso. Un portavoz de la empresa ha señalado al respecto que 500 millones de pesetas hubieran sido suficientes para superar la crisis y evitar la suspensión. "Esta es la cifra que necesitábamos para superar el desfase que se produce al pasar de pagar la materia prima de plazos al contado", dijo.

Las tres factorías del grupo trabajan en la actualidad al 100% de su capacidad y si resuelve la financiación de la compra de materia prima, el grupo seguirá funcionando a pleno pulmón ya que según fuentes empresariales se trata de "industrias rentables". En cualquier caso, la empresa confía en superar estas dificultades financieras y remontar la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de mayo de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50