Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'pool' bancario asegura a Catalana su futuro como grupo

"Nuestro proyecto es que, en caso de que se nos adjudique Banca Catalana, ésta siga como grupo", manifestó ayer tajantemente a este diario uno de los coordinadores del pool bancario que licita en el concurso-subasta de Banca Catalana. Esta fuente descartó rotundamente que alberguen la idea de trocear el grupo -temor que ha motivado protestas de sus empleados-, y confirmó que mañana estará presentada su segunda oferta.El otro postor, la Caja de Pensiones (La Caixa), no hará pública su decisión sobre las alternativas que tiene, que se centran en presentar una nueva oferta, repetir la anterior o no concurrir a esta segunda fase del concurso, hasta el último momento.

La composición del grupo de bancos puede variar también a última hora. En principio el pool estaba compuesto por los siete grandes, sus filiales y el club de los cinco medianos. Este grupo inicial invitó a los representantes de tres bancos locales catalanes (el Europa, el Sindicato de Banqueros de Barcelona y el Banco de la Pequeña y Mediana Empresa), "a título sobre todo simbólico, puesto que se trata de entidades catalanas", a sumarse, y obtuvieron respuesta afirmativa del primero.

La incorporación de bancos catalanes no cierra la gama de posibilidades. Tampoco se sabrá cuál es la composición exacta del pool hasta el último momento por el hecho de que el grupo se ha declarado abierto a otras adhesiones y alguno de los bancos que inicialmente abonaron la idea, como el Zaragozano, han solicitado un mayor plazo de reflexión.

Mientras tanto, la tensión política en torno a esta operación no deja de crecer. Si "en el Banco de España y en el Fondo la aparición de nuestra oferta fue muy bien recibida", según fuentes del pool bancario, en otros medios de la Administración se detectan fuertes reticencias" mientras hay rechazo absoluto al eventual traspaso a la banca por parte de la plantilla de Catalana. El equipo ejecutivo de ésta ha firmado un texto, enviado al Banco de España, al Fondo, a la AEB y al Ministerio de Economía, en el que se manifiesta una rotunda oposición a ese traspaso.

El diputado del PSUC Gregorio López Raimundo ha presentado una pregunta al Gobierno sobre este asunto, en la que inquiere si el ejecutivo ha examinado las posibilidades de nacionalizar Banca Catalana y si piensa exigir responsabilidades por la gestión de la misma. El portavoz del mismo partido en el Parlamento catalán, Rafael Ribó, realizó ayer unas declaraciones a Europa Press en las que manifestaba su sorpresa porque "el Gobierno de la Generalitat mantenga el más absoluto silencio e inoperatividad" ante la posible pérdida de la catalanidad de Banca Catalana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1983