Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Academia de Hollywood concede sus galardones

José Luis Garci consigue con 'Volver a empezar' el primer 'oscar' para una película española

El director de cine dedicó su triunfo a sus compañeros y a su maestro Alfonso Sánchez

Hollywood,
La película española Volver a empezar, de José Luis Garci, ha obtenido el oscar a la mejor película extranjera, en la tradicional ceremonia de entrega de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, de las proyectadas durante 1982. La película Gandhi, de Richard Attenborough, consiguió ocho oscars, entre ellos a la mejor película, actor y director, frente a los cuatro concedidos a E. T. El extraterrestre, de Steven Spielberg. Ben Kingsley, por Gandhi, y Meryl Streep, por La decisión de Sophie, fueron considerados los mejores actores. Es la primera vez que una película realizada en España obtiene un oscar, lo que significa un aliciente para la difusión de la industria cinematográfica. La producción británica Gandhi aparece como la gran vencedora de la presente edición, donde los pronósticos no se han cumplido en la valoración de otros galardones a las películas y a los intérpretes.

ENVIADO ESPECIAL"En mi vida había podido soñar con este momento", afirmó José Luis Garci al alzar el primer oscar para España, y de todo el cine de habla hispana, en lo que va de historia de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. A los actores, Antonio Ferrandis y Encarna Paso, a todo el equipo y, en particular, a Alfonso Sánchez, "que fue mi primer maestro", dedicó Garci un oscar que abre esperanzas, y esperemos puertas, para el cine español en Estados Unidos.

Fotos, televisión y Prensa escrita fue el itinerario obligado de Garci al recoger el primer galardón de la noche, con el que se premió a la mejor película extranjera, Volver a empezar, que comienza a circular en el circuito comercial de Estados Unidos con el título To begin again.

MÁS INFORMACIÓN

"No, si yo estoy muy tranquilo", comentó Garci, entre abrazos y calmando la sed con una coca-cola, mientras la estatuilla descansaba en el mostrador, bajo la caricia de una rubia americana encargada por la perfecta maquinaria de la Academia de aplacar la sed a estrellas y periodistas en la trastienda de los oscars.

"Este año, primero fue Berlín y ahora, aquí, lo que demuestra que hay interés creciente por el cine español en el mundo", declaró Garci. "Creo", añadió, "que esto servirá para abrir mercado a un cine, como el nuestro, que estoy convencido es hoy el mejor de Europa".

Una tarea, la de interesar a los espectadores americanos, en la que está trabajando la nueva directora general de cine, la también cineasta Pilar Miró, presente en la noche de los premios de Hollywood. "Vamos a hacer una promoción de cine español en el extranjero, y mi deseo sería lograr colocar varias películas al año en el circuito comercial norteamericano. Este oscar abre un camino", manifestó Miró.

"Me alegra mucho porque este oscar es para nuestro filme, pero es, también, para todo el cine español", corroboró el actor Antonio Ferrandis, el premio Nobel exiliado de Volver a empezar". "No me lo creo, todavía no me lo creo", insistió la actriz Encarna Paso.

Noche de felicidad

¿Trabajarían en Hollywood, como parece que tiene intención de hacerlo Garci?. "¿Por qué no?", comentó Ferrandis, "si nos propusieran algún papel".Entre oscar y cámaras, otro español célebre, Plácido Domingo, repartió estatuillas en el Dorothy Chandler. "Ha sido extraordinario empezar la noche así", dijo Domingo. "Una noche de felicidad para toda España, donde se hace muy buen cine", declaró el extraordinario cantante de ópera. "¿Va a hacer cine?". "He leído quince guiones este año y hay dos o tres muy interesantes", comentó Plácido Domingo. De todas formas Domingo ha llevado ya al cine el arte de la ópera con La Traviata y prepara Carmen y Los cuentos de Hoffman.

"Nos ha tocado la lotería", comentaba, con buen sentido del humor, José Esteban Alenda, productor principal, junto con Garci, de Volver a empezar. Considera que el cine español carece de una estructura financiera como la que tienen otros sectores económicos Quizá un oscar anime a los inversores. La fiesta para José Luis Garci y el equipo español, con el oscar en la mano, continuó en la cena que ofreció el gobernador de California. Garci y su equipo participaron, aparentemente, con gran calma. La excitación, o el nerviosismo, quizá venga después por lo que obliga un mito como el oscar. Más aún si es el primero para España. La fiesta continuó, con más alegría y en un plano más íntimo, en el hotel donde se hospeda la delegación española, con permanentes interrupciones de llamadas telefónicas de felicitación desde España, incluida la del presidente del Gobierno, Felipe González.

"Dentro de un tiempo, la gente quizá no se acuerde de nosotros", comentó filosóficamente Ferrandis, "pero se acordarán de que España ganó un oscar. Sobre todo si no se pierde la oportunidad que ofrece la estatuilla para dar a conocer y promocionar el cine español en el mundo".

Mientras tanto, en España, el equipo que intervino en Volver a empezar y que no pudo desplazarse a Hollywood se ha mostrado plenamente satisfecho por el premio conseguido. Los miembros del mismo señalan que se trata sobre todo de un triunfo personal de Garci. Todos han seguido trabajando, algunos de ellos en proyectos posteriores de Garci.

Un equipo satisfecho

Agustín González, uno de los actores de la película, se enteró del premio en la madrugada de ayer cuando se preparaba para salir a rodar con José María Forqué una serie para Televisión Española. Recibió la noticia "como un hecho maravilloso".José Bódalo, que interpreta a un médico, explicó que se alegraba sobre todo por José Luis Garci y dijo que su papel fue uno de los más fáciles y cómodos que había hecho entre las 76 películas en las que ha intervenido. Bódalo cree que este oscar es muy importante para el cine español "porque los americanos se enterarán que existe un cine español".

Miguel González Sinde, montador de Volver a empezar y de las anteriores películas de Garci, cree que una de las claves del éxito de este filmé es su "factura bien terminada". "El trabajo de montaje, que duró cuatro meses, fue muy duro debido a la complejidad que exigían los pases musicales. Este montaje fue apasionante porque en él no faltaron discusiones e incluso broncas".

También la ciudad donde se desarrolla gran parte de la historia, Gijón, va a editar carteles turísticos con imágenes de la película, y es posible que el próximo domingo, en el Molinón, José Luis Garci realice el saque de honor del partido entre el Real Sporting y el Atlético de Madrid, que la temporada pasada sirvió para el rodaje de algunas secuencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 1983