Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aparece la reedición de 'Bearn' para coincidir con la adaptación al cine de la obra de Villalonga

Bearn, o la sala de las muñecas, la novela de Lorenzo Villalonga, publicada por primera vez en castellano en 1956, reeditada ahora por Seix Barral, ha sido trasladada al cine para contar la historia de la decadencia de una época y una familia con una gran fidelidad a la novela, según afirma Jaime Chávarri, director de la película, durante el coloquio celebrado el pasado martes en Madrid para presentar la reedición de Bearn.El coloquio, planteado como el lanzamiento publicitario de la película, cuyo estreno está previsto para mediados del próximo mes, estuvo moderado por la autora del guión, Lola Salvador Maldonado. Los participantes fueron Baltasar Porcel, autor de la introducción de la novela ahora reeditada; Antonio Abellán, autor de un guión para la adaptación en televisión de veinte capítulos; Rafael Conté, crítico de libros de este periódico, y algunos de los intérpretes de la película (Amparo Soler Leal, Fernando Rey, Imanol Arias).

La decadencia de una familia

Baltasar Porcel habló del contenido de la novela. Escrita en 1945, recoge la decadencia de la aristocracia rural mallorquina. Una familia que, en una actitud contrarrevolucionaria, opta por dedicarse a la contemplación del mundo y vivir de sus propios recuerdos. Porcel añadió que prefería no entrar a discutir si él texto fue originalmente escrito en catalán, mallorquín o castellano, porque "el tema está perfectamente reflejado en el prólogo".Rafael Conté, tras afirmar que se trata de una novela imprescindible y uno de los mejores textos literarios españoles de este siglo ("al margen de que incialmente fuera escrito en catalán o en castellano, porque Villalonga pasaba de las broncas del idioma"), en la que se resume el final de una época de una manera trágica.

Antonio Abellán intervino para decir que el tema de la novela no es la decadencia de una clase privilegiada, como la aristocracia rural mallorquina, sino un ensalzamiento de la madurez frente a la estupidez de la juventud.

Similitudes con 'Il Gatopardo'

En el curso del breve coloquio surgió el tema de las posibles similitudes entre Bearn y El gatopardo, de Giuseppe de Lampedussa, adaptada para el cine por Vilconti. La época es la misma, el escenario es tambien una isla del mediterráneo, el argumento central, semejante, pero la diferencia más evidente entre ambos textos está en que mientras la obra de este último concluye con la esperanza en una nueva clase, la novela de Vilallonga termina de una manera amarga sin apuntar hacia ninguna nueva posibilidad de recuperación.Jaime Chávarri, el responsable de la adaptación cinematográfica producida por Alfredo Matas, aseguró que ha acudido constantemente a la novela "cada vez que tenía que mirar a los personajes. Al margen de las variaciones lógicas, he querido que no hubiera variaciones en los personajes protagonistas y he rodado la historia de una familia y de una decadencia".

La participación de los actores se limitó a hacer un dibujo de sus respectivos personajes. Fernando Rey contó que siempre se ha resistido a leer la novela que posteriormente va a ser adaptada el cine. "Porque es una lata y no me gustan las novelas con argumento. Lo lees y luego te apetece siempre hacer el papel de la chica, que suele ser el más lucido. Como es imposible, prefiero no hacer lecturas previas. En este caso, me convenció Matas de que la leyera y me alegro de haberlo hecho, porque me ha parecido una obra magaffica que después he disfrutado interpretando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1983