Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos fabricantes sancionados 36 veces creen justificada la falta de peso del pan

Dos panificadoras, Divino Pastor y Herederos de A.G. Pérez, fueron sancionadas el pasado año por los inspectores de Abasto en veintidós y catorce ocasiones, respectivamente, como consecuencia de la falta de peso en el pan detectada en diecisiete comercios de la zona centro, según fuentes de la junta municipal del distrito. Las sanciones, en algunos casos, fueron incrementadas hasta el tope máximo autorizado, 25.000 pesetas, en virtud de la reincidencia apreciada, debida, según los fabricantes, a la mala situación del sector que obliga a restar algunos gramos en las barras si se quiere paga a los trabajadores."Con los métodos existentes en las antiguas tahonas es imposible controlar el peso", manitesto Manuel del Río, propietario de la panificadora Divino Pastor. "Es curioso que cuando se habla de falta de peso en el pan se diga que se han detectado tantos casos y nunca se diga en cuántas inspeciones se ha comprobado el peso normal o incluso un aumento de peso. Y a veces eI expendedor dice que el pan procede de una empresa cuando es muy difícil precisarlo porque se surte de tres o cuatro fábricas". Del Río sostiene que los incrementos de precio sufridos por el gasóleo, levadura y transporte obligan al fabricante al ajustar al máximo las cuentas, "Io que hace que muchas veces el peso sea algo menor".

Santos Pérez, ex presidente de la Asociación de Fabricantes de Pan y propietario de Herederos de A.G.Pérez, declaró ayer "No hay otra solución. El precio del pan sólo varía en agosto, mientras que el de todos los productos ha subido ya en enero. Si faltan diez gramos no es para que vive el fabnicante sino todos los que participan en la producción". La cuantía de las multas impuestas a los establecimientos servidos por ésta firma fue de 154.000 pesetas que, como suele ocurrir para no perder clientes, fueron pagadas por el fabricante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 1983