Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

El Gobierno aportará 25.000 millones de pesetas para paliar los daños de las riadas

El Estado pagará 25.000 millones de pesetas, de los 42.000 millones en que se han valorado aproximadamente los daños de las inundaciones en Cataluña. Estos 25.000 millones se suman entre los diferentes decretos de ayuda y las subvenciones a fondo perdido. La Generalitat reparará por valor aproximado de 4.000 millones y el resto será sufragado por ayuntamientos, diputaciones y particulares.

Fuentes fiables aseguran que mas del 50% de los daños de las riadas serán aportados por el Estado, mientras que la Generalitat invertirá en reparar los efectos de las inundaciones alrededor del 10%. Ello supone que el Gobierno central ha asumido las peticiones de contribuir en mayor porcentaje del que estrictamente opinaba que le correspondía, -ya que el volumen de materias traspasadas era notable- a paliar la catástrofe, petición que formuló en su día el president de la Generalitat, Jordi Pujol, quien insistió desde el primer día que los traspasos no incluían montantes para cubrir emergencias.Se cumple de esta manera el compromiso que asumió el vicepresidente Alfonso Guerra, cuando hace días visitó Barcelona, en la toma de posesión de Francesc Martí como delegado del Gobierno. Guerra se comprometió durante la cena que mantuvo en la Generalitat con Pujol a que la Administración estatal contribuiría con rapidez y en porcentajes altos a dotar económicamente las diferentes líneas de actuación para reconstruir los destrozos.

Reuniones en Lérida

Los 13.000 millones restantes se canalizarán a través de las subvenciones y créditos de los ayuntamientos, diputaciones y particulares. Algunos decretos de subvenciones económicas que corresponden a las corporaciones ya se han hecho públicos.En este sentido de actuaciones inmediatas, mañana se desplazará a Lérida el delegado del Gobierno para mantener una reunión, esencialmente sobre reparación de obras hidráulicas, con el gobernador y los responsables de las compañías hidroeléctricas que dependen de la dirección general de Obras Hidráulicas, que son las que tendrán que ejecutar la reparación de los daños.

Mañana mismo se contratarán los plazos de ejecución de estas obras, ya que se quiere actuar con urgencia, pues si se espera al deshielo de los Pirineos, el volumen de daños se vería incrementado por los que causaran las aguas entonces. En este capitulo de reparación de daños hay más de 2.000 millones para gastar en obras hidráulicas, de los que 1.500 corresponden a obras aún por iniciar.

El viernes, también en Lérida, tendrá lugar otra reunión, referida esta vez al ámbito de las catástrofes en el terreno agrícola. Seguramente asistirá a la sesión de trabajo el secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, que es el encargado de arbitrar las medidas contra estos efectos de las riadas. Lérida es la zona con más agricultores afectados, que han perdido tierras y casas.

Se espera que se determine este día un canal de subvenciones a fondo perdido para agricultores, que totalizan créditos por valor de 2.500 millones de pesetas. La Generalitat reclamaba al Estado unos 7.500 millones, en concepto de daños causados en servicios estatales ya transferidos a la institución autonómica. Esta reclamación, que al principio parecía no ser bien acogida por el Gobierno central, será atendidas al 50% aproximadamente, haciéndose cargo el Estado de unos 4.000 millones, del total de 7.500 reclamados por el presidente Pujol.

En estos 4.000 se incluyen los 2.500 que corresponden a esta línea de crédito especial para agricultores que se arbitrará el viernes en Lérida. La Generalitat había catalogado estos daños dentro del capítulo de "sector agrario, caminos vecinales y regadíos". El Gobierno central ha aceptado finalmente la tesis de que al recibir los traspasos la Generalitat no recibió, sin embargo, dotación de medios para poder hacer frente a catástrofes como la ocurrida, por lo que abre la línea especial de crédito a fondo perdido. Estos 2.500 millones los complementará hasta 4.000 con otras ayudas a diferentes servicios traspasados a la institución autonómica que también han sufrido daños.

Hasta el momento, la Generalitat ha invertido un total de 200 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1983