Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.500 manifestantes en Legazpia y 7.000 en San Sebastián

Unas 3.500 personas, en su mayoría trabajadores, se manifestaron anoche en la localidad guipuzcoana de Legazpia exigiendo en silencio la inmediata puesta en libertad del joven Miguel Ignacio Echeverría, hijo de uno de los propietarios y nieto del fundador de la empresa Patricio Echeverría. Una pancarta con las frases "Mikel Iñaki askatu" (Miguel Ignacio, libre), "No a la violencia" y "No a los secuestros" abría la marcha, que se inició a las 19.30 horas y contó con la presencia de algunos familiares del joven secuestrado, corporativos del Ayuntamiento y representantes de partidos políticos y sindicales. Segun la agencia Europa Press, cerca de 7.000 personas se manifestaron a la misma hora en San Sebastián.Los manifestantes, formando un bloque compacto, pasaron ante la residencia que los Echeverría poseen en Legazpia, para hacer más expresa su solidaridad con esta familia, antes de concentrarse, a las ocho de la tarde, en la plaza del Ayuntamiento, donde fue leído el comunicado aprobado un día antes por los partidos políticos y las centrales sindicales. Los bares de la localidad cerraron sus puertas al paso de los manifestantes, que se disolviero n después de gritar: "Por la libertad de Mikel".

El comité de empresa de la factoría Patricio Echeverría decidió ayer convocar la manifestación en una reunión que tuvo lugar a las nueve de la mañana. Los representantes de los sindicatos LAB y CUI no apoyaron la manifestación, aludiendo a la situación de represión que, a su juicio, se vive hoy en el País Vasco. El Ayuntamiento de Legazpia, por su parte, aprobó respaldar la convocatoria en un pleno extraordinario celebrado a la una de la tarde de ayer, que contó con la presencia de los partidos PNV, Euskadiko Ezkerra y PSOE. La Corporación exigió la inmediata puesta en libertad del joven Echeverría,

El alcalde de la localidad, José Ignacio Eloza, valoraba anoche muy positivamente la manifestacion, en la medida en que ha servido, en su opinión, para demostrar que el pueblo de Legazpia, cuya población asciende a 10.000 habitantes, rechaza tajantemente el secuestro. Algunos concejales corroboraron las palabras del alcalde, poniendo de manifiesto el hecho de que muchos obreros se encontraban trabajando en los turnos de tarde a la hora en que tuvo lugar la manifestación. José Ignacio Eloza, militante del PNV, cree que la vida del joven Miguel Ignacio Echeverría puede encontrarse en peligro, en el supuesto de que ETApm-VIII Asamblea sea la autora del secuestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 1983