Juan Félix Eriz afirma que volverá a actuar de mediador si se lo piden

"Si me volvieran a pedir mi mediación en un problema de secuestro o en relación con el impuesto revolucionario la aceptaría. No tendría valor para decir que no, aunque soy consciente de que me pudiera llevar a la cárcel o acarrear otros riesgos", afirmó ayer Juan Félix Eriz en una conferencia de Prensa celebrada en Bilbao, tres horas después de que fuera puesto en libertad en la comandancia de la Guardia Civil de Pamplona.Eriz, que confirmó su participación en calidad de mediador en más de una veintena de casos relacionados con el denominado impuesto revolucionario, declaró que sus contactos con los secuestradores de Saturnino Orbegozo -el quinto secuestro en el que ha intervenido- tuvieron lugar en Anisterdan, Viena y Milán.

Más información

En el curso de la conferencia informativa, a la que compareció en solitario, Félix Eriz calificó de "nefásta" la actuación del ministro del Interior respecto a su persona, y anunció su intención de querellarse contra el diario Cinco Días en relación con las informaciones, según las cuales se le atribuía el cobro de diversas cantidades de dienro a cambio de su intervención mediadora.

"Hasta el momento, no he cobrado ni una sola peseta en ninguno de los casos en los que he intervenido", dijo Félix Eriz, quien calificó de "estrictamente humanitaria" su participación en los diferentes casos. Eriz confirmó que había aceptado su intervención en el secuestro de Orbegozo, una vez que la familia se dirigiera a él después que se hubieran paralizado los contactos iniciados con los secuestradores a través de otras vías.

Juan Félix Eriz, que pidió disculpas por no haber podido revelar todos los datos que poseía durante el tiempo del secuestro, expresó que en varios momentos del cautiverio de Saturnino Orbegozo "había temido lo peor e incluso por su vida".

Eriz comentó que el trato recibido durante su detención había sido correcto salvo en la última de las dependencias, donde había permanecido a diez grados bajo cero y había encontrado como único lugar de reposo una plancha de cemento. En relación con su detención, Eriz calificó de "nefasta" la actitud del ministro del Interior, José Barrionuevo, del que supone "ha pretendido ganarse un tanto y dar un escarmiento". En opinión de Eriz, la actuación del ministro en el caso debiera hacerle dimitir y conducirle a un puesto más idóneo.

Al mismo tiempo, Eriz declaró que no había visto a los secuestradores durante su tiempo de detención y manifestó que una vez resueltos los secuestros anteriores en los que intervino, había mantenido contactos con la Policía. Eriz que reiteró el hecho de que hasta el momento no hubiera recibido ninguna compensación económica derivada de sus actuaciones como mediador, dijo que únicamente, la familia de las personas que han solicitado sus servicios se han hecho cargo del pago de los viajes realizados durante las operaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de enero de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50