Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las armas argentinas confiscadas en Barajas podrían pasar al Ejército y a las fuerzas de seguridad del Estado

El cargamento de armas argentinas, compuesto por 5.000 pistolas y sesenta ametralladoras, que intentaba enviarse ilegalmente desde el aeropuerto de Barajas, de Madrid, a Irán, podría pasar a disposición del Ejército español y de las fuerzas de seguridad del Estado si, como parece seguro, el Ministerio de Asuntos Exteriores español deniega el permiso para al tránsito de estas armas, según pudo saber este periódico de fuentes solventes.

La noticia sobre la confiscación por los servicios de aduanas del aeropuerto de las once toneladas de armas argentinas provocó ayer un error en la Oficina de Información Diplomática (OID), que, en un principio, confundió el cargamento argentino con otro, procedente de Italia, que llegó el 19 de noviembre pasado e iba dirigido a Sudán, con una escala en Teherán. En la tarde de ayer, el portavoz oficial de la Oficina de Información Diplomática afirmó a este periódico que, "en contra de las informaciones difundidas durante la mañana de ayer, la información que publicaba EL PAÍS era absolutamente correcta". El error partió, según la OID, de que el departamento del Ministerio de Asuntos Exteriores encargado del asunto no fue informado por Aduanas hasta la tarde de ayer del cargamento intervenido en Barajas.La partida de armas confiscada en Barajas llegó a Madrid en un Jumbo de línea regular de la compañía Aerolíneas Argentinas el pasado lunes e iba a ser enviada ilegalmente en un avión de Irán Air a Teherán. Los servicios del Resguardo Fiscal de Aduanas descubrieron este tráfico ilegal e inmediatmente dieron cuenta de lo ocurrido a los responsables de la Dirección General de Aduanas, quienes ordenaron la intervención del cargamento.

A pesar de que la mercancía venía declarada como "maquinaria técnica y piezas de repuesto", levantó las sospechas de los funcionarios del servicio de Resguardo Fiscal de la Aduana, quienes lograron descubrir este tráfico ilegal de armamento. El tránsito de armas en España no está legalizado, según consta en el vigente Reglamento de Armas y Explosivos, a no ser que vaya acompañado del oportuno permiso que debe autorizar el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Fábrica militar de armas de Rosario

Según el acta de confiscación de la Dirección General de Aduanas, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, la partida de armas está compuesta por 5.000 pistolas del calibre 9 milímetros Parabellum con la inscripción de la Fábrica Militar de Armas Portátiles de Rosario (Argentina). Licencia FM, Browning, Industria Argentina. También figuran sesenta ametralladoras antiaéreas calibre 12 sin marca.

El remitente de esta partida ilegal de armas figura a nombre de la Dirección General de Fabricaciones Militares de Buenos Aires y está consignada a nombre de Tadarofat Markazi, Khalij (Irán). El conocimiento aéreo de la compañía Aerolíneas Argetinas, bajo el que se transportaba esta mercancía, figura con el número 044/ 23152080 y el manifiesto de tránsito -relación de la mercancía- tiene el número 28.114.

Los 11.350 kilos de armas confiscados por los servicios de Aduanas del aeropuerto de Barajas estaban distribuidos en 326 cajas, que contenían las 5.000 pistolas y las sesenta ametralladoras antiaéreas, con sus trípodes correspondientes.

La partida de armas permanece confiscada en el depósito aduanero del aeropuerto y, según fuentes solventes del Ministerio de Asuntos Exteriores, se da como seguro que el permiso para este tránsito, que debe decidir la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales del citado Ministerio, será denegado a las autoridades iraníes. Si esto sucede, como parece seguro, las armas pasarán a disposición del Ejército español y de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Por el momento, la partida de armas permanecerá en los almacenes del depósito aduanero hasta que el Ministerio de Asuntos Exteriores decida sobre el asunto y siempre después de que las autoridades iraníes faciliten la documentación necesaria sobre el tránsito.

Tanto la embajada iraní como la argentina han declinado, a consultas de este periódico, hacer cualquier declaración sobre el asunto. Como ya informó ayer EL PAÍS, el Ministerio de Asuntos Exteriores español reclamó el pasado martes una explicación sobre lo ocurrido a las autoridades iraníes y, en este sentido, el funcionario de la Embajada de Irán en Madrid, Medhi Akrami, mantuvo una entrevista en el Ministerio de Asuntos Exteriores con representantes del Gobierno español, aunque los términos de la conversación no han trascendido a los medios de comunicación.

Las pistolas Browning se fabrican en Bélgica, considerado el centro neurálgico del tráfico ilegal de armas en Europa, aunque también pueden hacerse en cualquier otra fábrica con la correspondiente licencia.

En cuanto al tránsito de la otra partidas de armas, procedente de Italia y dirigida a Sudán, que se intervino en Barajas el pasado 19 de noviembre, fuentes de la dirección general de Aduanas han informado a este periódico que este tránsito venía declarado legalmente, aunque no contaba con el permiso del Ministerio de Asuntos Exteriores. En este caso, no existía ninguna irregularidad y solamente los afectados solicitaron el correspondiente permiso.

En relación con este cargamento, la agencia France Press informaba ayer que los observadores en esta materia no se explicaban que un envío de armas procedente de Italia y destinado a Sudán necesitara hacer escala en Madrid.

Fuentes policiales de toda solvencia informaron a este periódico que el tránsito de armas de Estados Unidos a Irán con escala en Madrid era muy frecuente durante el anterior régimen. Estos tránsitos siempre eran recogidos por una tripulación militar iraní en el aeropuerto de Barajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 1982

Más información

  • La OID confundió el tránsito ilegal con otro procedente de Italia con destino a Sudán