Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Comandos Autónomos Anticapialistas reivindican la voladura de un centro de reeducación

Los Comandos Autónomos Anticapitalistas, organización terrorista que procede de una de las escisiones periódicas de ETA, han revindicado la voladura del centro de reeducación de jóvenes de Astigarraga, hecho que se produjo en la madrugada del lunes. Los "autónomos" señalan que su opción constituye un ataque "a la estructura represiva del sistema capitalista" al que atribuyen la voluntad de aniquilar a los sectores inconformistas y marginales de la sociedad. "La solución de los problemas que genera el sistema es su propia destrucción, y no el cambio dentro de él" se indica en el escrito de los comandos autónomos.

Finalidad social

José Luis Benedicto, presidente de la asociación Ametzagaña, que dirige el centro destruido -al que acuden jóvenes puestos a disposición del Tribunal Tutelar de Menores-, manifestó ayer que el fin de la entidad no es otro que el de la reeducadión de muchachos de ambos sexos que se encuentran en situación de marginación social, con atención especial a aquellos que no disponen de medios económicos."Los educadores de esta fundación", afirma, "pretendemos la integración de los alumnos en la sociedad, de una forma activa y transformadora de la misma". Según José Luis Benedicto, la sociedad privada fue creada hace unos años al margen del patrocinio estatal y como fruto de una larga lucha mantenida por sus miembros contra las propias estructuras sobre las que se apoyaba el sistema de protección de menores.

"Actualmente: estamos desarrollando una serie de planes de modificación de conductas bajo la dirección de un instituto tan prestigioso como el Max Planck de Munich y nuestro objetivo es ayudar a los jóvenes con roblemas y evitar precisamente que sean internados", señaló José Luis Benedicto. "En todos los juzgados de las provincias vascas", añadió, "hay constancia de nuestros testimonios en defensa de los jóvenes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de diciembre de 1982