Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bulgaria acusa a EE UU de relanzar la guerra fría con sus acusaciones en el asentado contra el Papa

La prensa búlgara, a través del semanario Pogled, acusó ayer a Washington de montar deliberadamente el caso sobre las implicaciones de Bulgaria en el atentado contra el Papa con el propósito de suscitar "una nueva guerra fría" y provocar la "ruptura de relaciones" entre los países occidentales y los del Este europeo.

"Ninguna campaña lanzada contra un país socialista alcanzó jamás tal grado de perfidia, incluso en los peores momentos de la guerra fría", escribió el semanario, cuyo artículo titulado ¿Ha comenzado la segunda guerra fría? fue ampliamente citado por la agencia oficial, BTA.

Tras señalar que esta campaña "está esencialmente orientada contra el conjunto de la comunidad de países socialistas y en particular contra la Unión Soviética", Pogled afirmó que se trata de una verdadera "guerra psicológica" desencadenada por Washington "a escala europea y mundial".

"La campaña de mentiras lanzada contra Bulgaria y los países socialistas" tiene todas las características de "un única política, una sola estrategia, una sola doctrina, la que lleva el nombre del presidente de Estados Unidos", escribió el semanario Pogled.

Tal campaña de calumnias, según la Prensa búlgara, forma parte de una campaña más amplia, que trata de instaurar en Europa y en todo el mundo "una atmósfera de inseguridad y desconfianza" para permitir a EE UU realizar sus planes de despliegue de misiles nucleares en Europa y "llevar a buen término su programa de rearme".

Poglev acusó, además, a Washington de pretender romper las relaciones entre los países occidentales y la comunidad socialista "comprometiendo las reuniones internacionales y las negociaciones sobre desarme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982