Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dos ejemplos de la situación musical española

El doble despido del director Benito Lauret

Dos problemas surgidos en fechas recientes en las orquestas de Oviedo y Barcelona son ejemplos de la situación de nuestra música, falta de una estructura que la haga sólida. En Oviedo se ha dado el caso de que un director ha sido despedido dos veces y, por otro, la Orquesta Ciutat de Barcelona, cuya situación administrativa perjudica su actividad artística.

La Fundación de Bellas Artes de Asturias, de la comunidad autónoma, acaba de despedir, por segunda vez, a Benito Lauret como director de la Orquesta de Cámara Muñiz Toca por no acudir a los ensayos y por supuesta mala fe contractual.Benito Lauret viajó la semana pasada a Oviedo para hacerse cargo de nuevo de la orquesta de cámara Muñiz Toca, al negarse la Fundación de Bellas Artes a pactar una indemnización sustitutoria de su readmisión. Lauret había sido despedido hace tres años después de un complejo proceso de falta de entendimiento con los dirigentes de la fundación, pero una reciente sentencia del Supremo declaró nulo el despido. Lauret, que posteriormente fue contratado por la Orquesta Municipal de Valencia, trató de obtener, a cambio de su renuncia a la dirección en Asturias, una indemnización de 3,6 millones.

Pese a haber contratado como director de la orquesta de cámara Muñiz Toca a Víctor Pablo Pérez, el patronato de la Fundación de Bellas Artes de Asturias se negó a negociar cualquier indemnización con el anterior director y optó por invitarle a reintegrarse en su puesto en la confianza de que desistiría por la vinculación contractual que le une a la orquesta valenciana. Benito Lauret vino, sin embargo, a Oviedo a dirigir de nuevo la orquesta asturiana, manteniendo sus relaciones laborales con la orquesta de Valencia, y trató de recuperar la batuta cuando dirigía la orquesta Odón Alonso como invitado. Después, Lauret se trasladó a Magistratura para denunciar la supuesta modificación de sus condiciones laborales.

En el primer despido, la Magistratura de Trabajo número 3 de Oviedo dictó una sentencia que estimaba íntegramente la demanda presentada por Lauret, quien reconoció haber manifestado con anterioridad su intención de dimitir del cargo de director. Su abogado afirma que el patronato de la fundación decidió unilateralmente cesar a su cliente después de haberle pedido que no dimitiera.

Al producirse la marcha de Asturias de Benito Lauret, los componentes de la capilla polifónica Ciudad de Oviedo, y de la escolanía de San Salvador, se solidarizaron con el trabajo musical desarrollado por este director en Asturias. Frente a estas manifestaciones favorables a Lauret, cuatro músicos de su orquesta dirigieron contra él severas críticas y le responsabilizaron del mal resultado de las interpretaciones de Aida y Carmen.

Los conflictos con el ex director de la orquesta de cámara Muñiz Toca comenzaron cuando Lauret exigió, para continuar al frente de ésta, un lugar apropiado para los ensayos, la definición de un programa anual de actuaciones y el establecimiento claro y riguroso de las decisiones de funcionamiento interno.

Los representantes de las instituciones que rigen el patronato de la Fundación de Bellas Artes (la Consejería de Cultura con titular del PSOE, y el Ayuntamiento, de mayoría UCD-AP) manifestaron a Lauret que no están dispuestos "a comprar los despidos" e insistieron en que se reincorpore a su actividad en Asturias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 1982