Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

El Insalud abre expediente a varios médicos de la Seguridad Social en Tenerife

La subcomisión de vigilancia de la función inspectora del Consejo General del Instituto Nacional de la Salud (Insalud) admitió, en su reunión celebrada el pasado jueves, la apertura de expedientes contra algunos de los facultativos de la residencia sanitaria Nuestra Señora de la Candelaria, de la Seguridad Social, en Santa Cruz de Tenerife, según ha informado a este diario el representante de la UGT en dicha subcomisión, el doctor Yuste Grijalba.

La citada medida ha sido adoptada a raíz de las denuncias realizadas por Salvador García Carrillo el pasado mes de febrero, que fue cesado de forma fulminante en mayo de este año. El director general del Insalud había declarado en una reciente visita a Tenerife, con el fin de inaugurar el centro de rehabilitación y traumatología (cerrado durante dos años después de haber sido terminadas las obras), que la destitución del ex director social de Instituciones Sanitarias de dicho instituto en la provincia, se había producido porque su convivencia con sectores sanitarios de las islas atravesaba momentos de fuerte tensión.Por otra parte, en relación con los resultados parciales de la inspección que se realizó en la residencia sanitaria Virgen del Pino de Las Palmas, se informó en la subcomisión de vigilancia de la función inspectora, que se ha podido comprobar que los facultativos no realizan las visitas domiciliarias, por lo que se ha ordenado que se subsane esa anomalía. Asimismo se detectó la existencia de 1.500 cartillas de medicina general que adolecen de ilegalidad, y "sobre los conciertos de servicios de radiología y análisis de la Seguridad Social con centros privados se ha podido confirmar que existen desviaciones de enfermos", indicó Yuste Grijalba.

García Carrillo, que había sido felicitado por el director general del Insalud, José María Fernández Cuevas, por escrito en relación con su labor de vigilancia del buen funcionamiento de la sanidad pública en Tenerife, puso en conocimiento de sus superiores varias situaciones irregulares que se estaban produciendo en la actividad médica de la residencia sanitaria de dicha isla. Uno de esos informes se refería a un posible incumplimiento de horario y cobro indebido de guardias por parte de quince facultativos del servicio de traumatología de la citada residencia. Se daba el caso de que algunos médicos acudían a otros centros ajenos a la Seguridad Social (en algunos casos, clínicas privadas) para ejercer su profesión en horas de trabajo de la residencia. Por otra parte, se advertía el hecho de que algún facultativo cobraba un módulo superior al que le correspondía por el concepto de guardias médicas.

Ahora el director general de Inspección del Insalud, Manuel Evangelista, ha reconocido en la citada reunión de la subcomisión de vigilancia de la función inspectora que el contenido de la denuncia de García Carrillo respondía a la realidad. En la actualidad, el funcionario cesado desempeña el cargo de controlador de suministro en la residencia sanitaria Virgen del Pino, de Las Palmas, su puesto antes de ser promovido a director social.

El propio García Carrillo ha sido citado judicialmente a un acto de conciliación con el jefe del citado servicio de traumatología, doctor Montequi López Huerta, al solicitar éste que rectifique unas declaraciones suyas a EL PAÍS, en junio pasado, en las que se deducía que el citado doctor podría abrigar intenciones de producirle algún daño físico.

La apertura de los expedientes por parte del Insalud es una de las consecuencias directas de la visita a Tenerife hace pocos meses, de un servicio de inspección administrativa del Insalud y de miembros del Grupo de Investigación de la Seguridad Social (GISS), la policía de la sanidad pública. Anteriormente, el inspector Merín había dado la razón a las denuncias de García Carrillo y del comité de empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 1982