Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno de 'My fair lady', musical con Alberto Closas y Angela Carrasco

El dramaturgo y director Juan José Alonso Millán, autor de los montajes de las comedias musicales Annie y El sonido de la música, insiste en este género al estrenar esta noche, en el teatro Palacio del Progreso, de Madrid, el musical My fair lady, de Lemer y Loewe, a partir de la obra Pigmalion, del escritor irlandés Barnard Shaw, que ha tenido una gran difusión en los escenarios y pantallas cinematográficas. El actor Alberto Closas y la cantante Angela Carrasco protagonizan My fair lady.

Alonso Millán ha realizado la versión y dirección escénica de My fair lady, en un montaje difícil y arriesgado que cuenta con un centenar de personas, entre actores, cantantes, bailarines, músicos y técnicos. El actor Alberto Closas, que se incorpora a la escena española después de varias temporadas en los teatros de Argentina, y la cantante Angela Carrasco, que vuelve a los escenarios como actriz y cantante tras su presentación en la ópera-rock Jesucristo superstar, son los protagonistas de la comedia musical, en un reparto de lujo, como señala el director, donde figuran Amelia de la Torre, Manuel Alexandre, Alfonso del Real, Sergio Fachelli y Mercedes Borque.La versión musical es de Teddy Bautista, que ha realizado una interpretación clásica de la partitura, ajustada a las letras en castellano de las canciones y la música en vivo. El espacio escénico es de Antonio Cortés y la coreografía de Mario Watusi.

My fair lady ha tenido cuatro funciones de preestreno, el domingo y lunes pasados, "con un lleno total y un éxito rotundo", según declaró ayer Juan José Alonso Millán, que también tiene en la cartelera de Madrid el musical El sonido de la música (Sonrisas y lágrimas), en las últimas semanas de representación. "Las primeras sesiones de rodaje de la comedia acusan una falta de ritmo, que es normal en los comienzos. Al público le gusta mucho la obra, ya que es muy espectacular, con los decorados, los vestuarios. Creo que es una gran función, que llevamos preparando cerca de cuatro meses, el espectáculo más arriesgado que he montado, con un presupuesto superior a los quince millones de pesetas".

Alonso Millán admite que "no merece la pena montar este tipo de musicales; yo lo hago por afición, me gustan mucho y son obras que el público español debe conocer. Curiosamente este público es habitual a los musicales cuando van al extranjero". Tiene confianza en el, éxito de My fair lady, tras los fracasos de Annie, hasta que llegó el Mundial'82, y de El sonido de la música, "que no ha funcionado". "En este tipo de espectáculos hay que llenar el teatro todos los días. Está comprobado que al público le gusta el musical, pero estos montajes exigen que la gente acuda al teatro, ya que es muy caro el negocio. Si esta vez el éxito no es total quizá sea la última vez que haga un musical de este tipo, aunque siempre lo digo".

La versión de Alonso Millán se centra en hacer inteligible el argumento de My fair lady, las relaciones imaginadas por Bernard Shaw en 1913 entre el profesor de lengua Mister Higgins y la joven florista Eliza Doolittle. Para este último personaje no se ha inventado un lenguaje ni se le adjudica un habla de pasotismo, sino que "se expresa mal gramaticalmente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de noviembre de 1982