Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicaragua insiste en dialogar con EE UU y Honduras

Nicaragua ha acusado a Estados Unidos de pretender imponer sobre el país su "rígido esquema Este-Oeste", en vez de responder a los intentos nicaragüenses para iniciar un diálogo.Miguel d'Escoto, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, que intervino el viernes ante la Asamblea General de la ONU, explicó que este esquema es una suma de presiones económicas, el financiamiento de acciones desestabilizadoras y la preparación de acciones criminales en contra de su país.

Pero estas presiones se traducen en el problema más grave al que se enfrenta toda la región centroamericana, según D'Escoto: un conflicto de incalculables proporciones entre Honduras y Nicaragua.

D'Escoto, que dedicó más de la mitad de su discruso al problema, recordó las diversas propuestas de su Gobierno para intenter "realizar una cumbre entre los dos máximos mandatarios de ambos países, esfuerzos que, según sus palabras, fueron desestimados una y otra vez por Honduras.

En este contexto, el canciller de Costa Rica, Fernando Violo, después de reunirse el pasado jueves con D'Escoto en la ONU, dijo que la reunión de cancilleres acórdada por el foro pro paz en San José podría efectuarse en Managua.

El canciller nicaragüense quería que la visita a la capital de Nicaragua se limitara a tratar cuestiones bilaterales, pero Violo expuso que tenía que cumplir el mandato del foro de informar a otros países; de los acuerdos para propiciar una solución de paz y progreso a escala regional.

Preludio de agresión

En su intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, D'Escoto volvió a sostener la necesidad de mantener un diálogo bilateral ante los cuantiosos preparativos militares estadounidenses en suelo hondureño que "preludían la agresión contra Nicaragua".Según el canciller, hace poco tiempo el ex comandante de la Seguridad Pública de Honduras, coronel Marcial Colemman, también denunció esta agresión, que se está preparando en Puerto Lempira, y, donde los contrarrevolucionaríos son abastecidos por "un avión Hércules de la Fuerza Aérea de Estados Unidos".

Por otro lado, D'Escoto declaró que su país ha sufrido en el año trascurrido desde septiembre de 1981 mas de 140 ataques desde Honduras y 23 infiltraciones de unidades contrarrevolucionarías. Asimismo, 150 nicaragüenses fueron asesinados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de octubre de 1982

Más información

  • Duras denuncias de D?Escoto en la ONU