Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado en Palermo el general Dalla Chiesa, actual jefe de la lucha contra la Mafia italiana

El general Carlo Alberto dalla Chiesa, de 61 años de edad, ex jefe de los servicios antiterroristas Italianos, y su esposa, Emanuela Setti Carrano de 32 años, fueron asesinados anoche a tiros en e. centro de Palermo, según anunció la agencia ANSA. Dalla Chiesa había sido nombrado recientemente prefecto de Palermo y responsable de la lucha contra la Mafia a escala nacional. El asesinato, perpetrado con un fósil de asalto Kalashnikov, fue reivincado ayer en llamada telefónica al diario Gazzetta del Sud por un hombre que decía hablar en representación del Partido de la Guerrilla.

Dalla Chiesa y su esposa murieron víctimas de varios disparos de armas de fuego cuando iban en su automóvil -conducido por ella- hacia el centro de la capital siciliana. Un agente de las fuerzas de seguridad que se encontraba en un automóvil de escolta resultó muerto y otros varios heridos. Los disparos fueron realizados por desconocidos desde un mini Morris con matrícula de Roma, en el que huyeron. El general intentó proteger con su cuerpo a su segunda y joven esposa, con la que había contraído matrimonio hace dos meses en Trento, ciudad situada al norte de Italia. Al recibir los impactos, la esposa del general perdió el control del vehículo, que se estrelló contra un muro.El general había aceptado hacerse cargo de la lucha contra la Mafia -y sus ramificaciones en el creciente tráfico de drogas- siempre que pudiera contar con apoyos logísticos no sólo en Parlemo, sino en Turín, Bari, Milán y Nápoles. El nombramiento había producido inquietud en ciertos grupos de poder sicialianos.

Dalla Chiesa, general de carabinieri, era un especialista en temas terroristas y una de las figuras más odiadas y perseguidas por las Brigadas Rojas, entre otras cosas por ser el creador de las cárceles especiales para los acusados de terrorismo. Una de las acciones en que intervino fue la liberación del general norteamericano de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) James Lee Dozier, secuestrado por las Brigadas Rojas. Algunos grupos políticos le criticaron por considerar "excesivamente duras" sus tácticas.

La toma de posesión del general como prefecto de Palermo tuvo lugar en mayo, pocos días después del asesinato del secretario regional del Partido Comunista italiano (PCI) en Sicilia, Pio la Torre.

Este nuevo atentado ha tenido un efecto traumático para la población italiana similar al del asesinato de Aldo Moro, perpetrado por las Brigadas Rojas hace cuatro años. El general simbolizaba para los italianos la lucha que se ha desencadenado en su país contra el terrorismo, porque cuando estaba al frente de la división de carabinieri Pastrengo había conseguido neutralizar a los grupos terroristas en el llamado triángulo industrial italiano, que se encuentra entre Milán, Turín y Génova.

El segundo frente violento

Cuando en el sur de Italia se abrió un segundo frente violento con repetidos asesinatos de la Mafia (un centenar de muertos sólo en la ciudad de Palermo en lo que va de año), el Gobierno decidió enviar a Sicilia al general Dalla Chiesa, quien comenzó a sentar las bases de una estrategia a largo plazo, que comenzó por hacer un censo sistemático de las familias y grupos mafiosos.

El asesinato de Dalla Chiesa, según los observadores, es el desafio más violento lanzado contra el Estado italiano, ya sean sus autores la Mafia o algún grupo terrorista.

El grupo que ha reivindicado la responsabilidad del asesinato es una de las últimas formaciones terroristas surgidas en Italia y su nacimiento data de las fechas en que celebraba en Roma, durante el pasado mes de abril, el proceso por el asesinato de Aldo Moro, cuando Luca Nicoletti, uno de los miembros de las Brigadas Rojas acusado del atentado, anunció la formación de este grupo. Al día siguiente, en Nápoles, un asesor de la Democracia Cristiana, Raffaele del Cogliano, fue asesinado junto con su chófer, y el atentado era reivindicado por el Partido de la Guerrilla. Según los investigadores, este grupo está integrado por algunos de los que se han librado de la desarticulación del terrorismo en el norte de Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982

Más información

  • Anteriormente había dirigido el mando antiterrorista