Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cien años de una estética nueva

La Universidad de San Roque marca el centenario del modernismo con un curso sobre esta tendencia literaria

Este año se cumplen cien años de la publicación del libro de poemas Ismaelillo, del cubano José Martí, iniciador reconocido del movimiento modernista en lengua castellana, una tendencia que marcó una tradición nue aunó las formas v los contenidos v alcanzó gran influencia en los distintos campos de las artes. Con motivo de este centenario de lo que entonces fue una estética nueva, la Universidad de Verano de San Roque (Cádiz) ha dédicado a este tema un curso que termina hoy, con participación de diversos especialistas. En estas páginas se subraya, la efeméride, con aportaciones de un investigador de la época modernista y de un poetá español, así como una breve referencia a la presencia de esté movimiento en el lugar donde mejor anidó: Cataluña.

En los cursos universitarios de verano que se están desarrollando en San Roque (Cádiz), se ha dedicado un ciclo de conferencias y un seminario completo, impartido por Aurora de Albornoz, a estudiar las claves, la historia y los autores más destacados del modernismo, un movimiento que ha influido de una forma esencial en la prosa y en la poesía de nuestro siglo, a pesar de que su duración se feche hasta el inicio de la la primera gran guerra mundial.El ciclo de conferencias se inició el pasado día 28..de julio con la intervención de Carmen Irene Marsuach, catedrática de Literatura de la Universidad de Río Piedras (Puerto Rico), tratando el toma del modernismo, con unas características precursoras y muy peculiares, que se dio a finales del siglo pasado en dos países latinoamericanos: Puerto Rico y Santo Domingo. Si el movimiento modernista comenzo con la obra de José Martí, y se asentó en España con la contribución esencial de Rubén Darlo, en estos dos países mencionados se va a producir una influencia a la inversa, pues la corriente de creación artística modernista les va a retornar, con unas características nuevas e innovadoras, procedente de España. Ricardo Gullón, escritor y catedrático de varias universidades norteamericanas, fue el encargado de exponer en su conferencia una panorámica introductoria del modernismo. Un movimiento que Gullón calificó de histórico, antes que de expresión artística (en este caso fundamentalmente literaria), aunque la innovación dje cualquier movimiento de vanguardia se muestre primero en el arte que en las instituciones de una determinada sociedad. También fue Ricardo Gullón el encargado de analizar este movimiento de vanguardia en la obra de valle Inclán Tirano Banderas

Valores hispánicos

"A lo largo de este ciclo de conferencias también se registró la intervención de Ricardo Domenech, profesor de la Academia de Arte Dramático, que, continuando con la figura de Valle-Inclán, profundizó en el estudio de su teatro modernista. Volviendo a los orígenes de este movimiento, José Olivio Jiniénez, catedrático de Literatura del Hunter College de Nueva York, se detuvo en el análisis de la obra del cubano José Martí

Medardo Fraile, profesor de la Universidad de Glasgow, centró su conferencia en un trabajo suyo sobre La casa de Bernarda Alba, del poeta español Federico García Lorca, y Jesús Aguirre, duque de Alba, señaló, en en su intervención los aspectos ejemplificadores de la obra en prosa de antonioMachado, escritor en esta fase, perteneciente a la generación del 98, en laque asume. las peculiaridades del movimiento modernista aplicadasa las características que el país ,brindaba en aquella época, así como los escritores modernistal latinoamericanos hablaban de los valores hispánicos.

Juan Ramón Jiménez definió el modernismo como "un movimiento de entusiasmo y libertad hacia la belleza". Sobre esta base, Aurora de Albornoz profundiza en su seminario, que concluye hoy, día 12, en la visión del modernismo, tomando como faro-guía la figura de Rubén Darío, un poeta que dentro de este movimiento va a suponer un enlace entre Latinoamé rica y España. Rubén Dario insta laría definitivamente el modemismo en nuestro país, como así lo demostró con su obra Cantos de vida y esperanza, publicada en 1905 en Madrid, obra cuya corrección corrió a cargo del propio Juan Ramón Jiménez.

Este seminario centra su explicación en los grandes hallazgos de este movimiento, que aún perduran, marcando esa conciencia del estilo, tan característica de la literatura de este siglo. Los modernisJas enriquecieron tanto formal como psicológicamente la prosa y la poesía. De esta manera, fueron ellos los que dieron validez a los sentidos como formas de conocimiento, y a partir de estos autores modernistas es cuando se comienza, a hacer crítica sobre la poesía misma, ya que el poeta modernista se plantea su labor creativa (lo que está haciendo). Este sería el sentido del trabajo intelectual de autores actuales, como es el caso de Octavio Paz.

Aurora de Albornoz ejemplifica sus lecciones teóricas con lecturas de autores latinoamericanos, tales como Gutiérrez -Nájera, Julián del Casal, José Asunción Silva, Julio Herrera Reissig, o Leopoldo Lugones, y de autores españoles como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Manuel Machado y Francisco Villaespesa. En las lecturas participan los alumnos inscritos en este seminario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de agosto de 1982