Pérez-Llorca defiende ante la OTAN la integridad territorial argentina

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Pedro Pérez-Llorca, realizó ayer ante el Consejo Permanente de la OTAN una defensa de la integridad territorial argentina y una crítica del conflicto de las Malvinas, que, dijo, podían haber evitado la negociación y la diplomacia. Pérez-Llorca intervino por primera vez como miembro de pleno derecho ante el Consejo Atlántico, tras la culminación del proceso de adhesión de España a la Alianza. Nuestro país pretende conseguir que la Alianza cree un mando militar separado que comprenda la totalidad del territorio nacional.

Más información

La ceremonia se inició a las 11.08 horas, en la explanada central del cuartel general aliado en Evere (Bruselas). A esa hora llegaron los ministros españoles de Asuntos Exteriores y de Defensa, Pérez-Llorca y Alberto Oliart, al frente de una numerosa delegación en la que figuraba el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, teniente general Alvaro Lacalle, así como representaciones parlamentarias de UCD, AP, PNV y Minoría Catalana; no asistieron los partidos que votaron contra la integración. Pérez-Llorca y Oliart fueron recibidos por el secretario general de la OTAN, el holandés Joseph Luns, acompañado por los representantes permanentes de todos los países miembros, entre ellos el recién nombrado embajador español, Aguirre de Cárcer.Luns pronunció unas breves palabras de bienvenida, resaltando el carácter histórico del acontecimiento, y seguidamente, mientras la banda de la, fuerza aérea belga interpretaba el. himno nacional de España, un sargento de Infantería y un brigada del Ejército del Aire españoles procedieron a izar la bandera española, que está situada, por orden alfabético, entre la portuguesa y la turca.

Pasa a la página 15

El Gobierno reitera la supremacía del poder civil y el respeto a la democracia en su primer discurso ante la Alianza Atlántica

Viene de la primera página

Una vez concluida la ceremonia de izar la bandera española entre las de los restantes países miembros, que duró escasamente quince minutos, se celebró una sesión extraordinaria del Consejo Atlántico -reunión de los representantes permanentes de los desde ahora dieciséis países miembros-, con asistencia de los dos ministros españoles y todos los invitados. Luns se mostró orgulloso de la visión de los países miembros al ampliar la Alianza, proceso que no ha sido siempre fácil, y volvió a insistir en el carácter de acontemiento histórico que hay que atribuir a la adhesión de España a la OTAN.

"Evidentemente, prosiguió el secretario general de la OTAN, España tiene mucho que aprender sobre la OTAN, igual que sus aliados tienen mucho que aprender sobre España". En previsión de futuros problemas, el secretario general afirmó que "en el interés común debemos mostrar paciencia, comprensión y espíritu de compromiso".

La mayor expectación la despertó la intervención del ministro español de Asuntos Exteriores. Pérez Llorca inició su discurso acentuando el carácter parlamentario que ha tenido la adhesión, de España a la OTAN, tanto en nuestro país como en los Estados que ya eran miembros de la Alianza. Pérez Llorca afirmó que el Gobierno español quería recordar su posición de principio en torno a la incorporación de España a la Alianza, "y hacerlo con palabras de presente, teniendo en cuenta de manera muy específica las circunstancias hoy existentes".

"La decisión del Gobierno español", explicó el ministro, "quiere ir, sobre todo y ante todo, en defensa de la libertad, de la democracia pluralista, de los derechos humanos y en defensa de un principio que es de aplicación en la organización y en todas las democracias, el de la supremacia del poder civil y el respeto profundo a las normas constitucionales que lo aseguran".

José Pedro Pérez Llorca, tras esta alusión a la vocación democrática española y la supremacía del poder civil, entró de lleno a explicar cuál será la posición española dentro de la Alianza respecto a los problemas que plantea o pue de plantear América Latina. "Al ingresar en la Alianza, la España democrática lo hace en su integridad, con su historia, con sus intereses y sus relaciones de comunidad, cultura y afectos. Ni la Alianza ni sus países miembros", hizo hincapié Pérez Llorca, "pueden olvidar esa otra dimensión trascendental de España".

El ministro de Asuntos-Exteriores recordó que el Estado español, desde su nacimiento como Estado moderno, ha compartido su vida, su lengua, su cultura y sus sentimientos de afinidad espiritual con los pueblos latinoamericanos. "Creemos con sincera convicción que la consistencia occidental no se puede entender sin la voz de Latinoamérica, formada por países de una rnisma estirpe y cuyas preocupaciones nosotros sentimos como propias".

Pérez Llorca atacó el problema de las Malvinas afirmando que, contra lo que se dijo en frase brillante de que los Estados tienen sólo intereses, España tiene también amigos. "Por eso mismo he de referirme con la natural ansiedad al conflicto de las Malvinas, que enfrenta a dos pueblos occidentales en una dramática contienda, que la negociación y la diplomacia podrían haber evitado, logrando un acuerdo mutuamente aceptable sobre las islas". "España", prosiguió, "no quiere evadirse del elemental deber de pedir con energía que se vuelva a la mesa de negociaciones y se imaginen soluciones que respeten al mismo tiempo la integridad territorial de Argentina y los intereses y el bienestar de la población. A. ambas orillas del Atlántico debe instalarse la razón dialogante".

Bajo la atenta mirada del representante permanente del Reino Unido -que había sido informado del contenido del discurso, por cortesía-, el ministro español de Asuntos Exteriores insistió en que el conflicto no puede tener otra solución que una paz libremente consentido para evitar que siga vivo, afectándonos a todos, "como foco latente de conflictos y alimentador de la incomprensión y el resentimiento entre dos comunidades a las que Espafía pertenece, la europea y la latinoamericana , lo que nos hace dolorosamente conscientes del foso que comienza a se pararlas y ante el cual estamos de cididos a hacer todo lo que poda mos para conseguir que desapa rezca cuanto antes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 1982.

Lo más visto en...

Top 50