Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sentencia por la rebelión militar del 23-F

Escueta información de las sentencias en las principales capitales extranjeras

En la mayoría de las capitales occidentales la noticia de las sentencias contra los culpables del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 ha ocupado los primeros lugares en los boletines informativos de la radio y la televisión junto con la crisis de las Malvinas y se han destacado las penas contra Milans y Tejero."No hay ninguna reacción del Departamento de Estado norteamericano al anuncio de la sentencia contra los autores del golpe del 23 de febrero. Le aseguro que no hay ninguna reacción", manifestó el encargado de la oficina de Asuntos Exteriores, David Decrane que sustituía al titular, Don Plenty, informa Ramón Vilaró.

En los medios de comunicación estadounidenses, las sentencias fueron difundidas por las emisoras de radio escuetamente y se esperaba una información más amplia en la edición del periódico The New York Times, informa Soledad Alvarez Coto.

Hasta primeras horas de la noche de ayer, el silencio en relación con la resolución del Consejo Supremo de Justicia Militar sobre el intento de golpe de Estado del 23F, era total en Moscú, informa Félix Bayón. Ni la agencia oficial soviética Tass, ni el principal Telediario de las 21.00 horas, hora de la capital soviética, dieron información alguna sobre las sentencias.

La televisión británica informó en la tarde de ayer de las sentencias, después de dar cuenta del conflicto de las Malvinas y la cumbre de Versalles, según informa Andrés Ortega. Simultáneamente a la lectura de la sentencia en la que se destacaban las condenas de los procesados Jaime Miláns del Bosch y Antonio Tejero, la televisión pasó las imágenes del asalto al Congreso de los Diputados. El comentarista resaltó el papel constitucional desempeñado por el rey Juan Carlos aquella noche. ,

En París, la, noticia recibió un. tratamiento escueto, según informa Feliciano Fidalgo. La televisión y la radio se limitaron a dar la noticia en sus servicios informativos; de media tarde. La Prensa escrita no pudo alcanzar la información de las sentencias. Sin embargo, la cumbre de Versalles es el tema que polariza la máxima atención informativa en París, desplazando a cualquier otro. En Bonn, el primer canal de televisión abrió la información con las sentencias, destacando las penas contra los tres principales acusados, Milans, Tejero y Armada, informa José Comas. En Roma, la noticia compartió un lugar destacado con las Malvinas. La televisión dió imágenes de la lectura de la sentencia en Madrid y del asalto al Congreso el 23-F, informa Juan Arias.

En Bruselas, la radio abrió los informativos con la noticia y la televisión calificó las sentencias de "ni frío, ni caliente" poniendo de releve el profundo contraste entre las duras penas de treinta años y la absolución de otros procesados, en lo que se califica "un intento de contentar al ejército español", informa Soledad Gallego-Díaz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 1982