Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGUNDA CORRIDA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO

Hace 62 años

Si no se rompe la tradición, hoy harán las cuadrillas el paseíllo desmonteradas, callará la música y se guardará un minuto de silencio en memoria de Joselito. Han transcurrido 62 años desde su muerte en Talavera. Permanece en el recuerdo, con toda la fuerza del primer día, y las generaciones de toreros que se han sucedido desde entonces le rinden homenaje cuando llega el 16 de mayo, que es fecha de luto para la fiesta.Diestros contemporáneos de Joselito suelen comentar que todos los toreros estaban pendientes de cuanto hacía en el ruedo, de su colocación, de sus órdenes, de sus intervenciones en la lidia. Fundamentalmente para aprender. Los conocimientos y la técnica de Joselito eran prodigiosos, y además poseía la capacidad de asimilar cualquier innovación, de tal forma que hizo inmediatamente suya la aportación revolucionaria de Belmonte.

MÁS INFORMACIÓN

La época de oro del toreo, que llenaron ambos, fue un magisterio permanente e hizo posible la plenitud que se alcanzó en la década taurina de los años treinta. Ese magisterio es el que ha faltado en el toreo de nuestros días y explica sus limitaciones técnicas y artísticas. Cuando el estamento empresarial prefirió aprovechar la eventual fuerza taquillera de ciertas figuras a la más moderada pero permanente de los buenos lidiadores, rompió la continuidad de la tauromaquia.

El error le ha podido costar a la fiesta su propia supervivencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1982