Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Mi verdadero hogar

En 1930, Lewis Milestone adaptó a la pantalla la ya entonces famosa novela de Erich María Remarque Sin novedad en el frente, convirtiéndola en un clásico de la historia del cine; su carácter paficista contrasta ahora, en la perspectiva, con la avalancha de filmes en serie que la industria norteamericana fabricó para estimular su intervención en la segunda guerra mundial, justificar la guerra de Corea o la derrota de Vietnam. Las películas bélicas tuvieron, además, una clara continuación en el género del Oeste, en los títulos "históricos" y, en ocasiones, hasta en las historietas de amor.La dificultad de las películas pacifistas, numerosas aunque aisladas, reside siempre en su inevitable carácter antimilitarista. El absurdo de la guerra entrelaza con la crítica a la estructura castrense, despertando, por lo tanto, la actividad de la censura. Aún hay clásicos que no han obtenido por ello la autorización necesaria, como Paths of glory, de Stanley Kubrick (1957), cuya claridad no admite paliativos, ni aún versando sobre la primera guerra mundial.

Sin novedad en el frente

Director: Delbert Mann. Guión: Paul Monasch, sobre la novela de Erich María Remarque. Fotografía: John Coquillón. Intérpretes: Richard Thomas, Ernest Borgnine, Donald Pleasence, Ian Holm. Angloamericana, 1979. Drama. Local de estreno: AIbéniz.

Sinrazón de la guerra

En ella está también inspirada Sin novedad en el frente, que tampoco oculta su negativa visión de la organización militar, localizada sobre todo en la personalidad de un suboficial cruel y mediocre. No obstante, es la sinrazón de la guerra el principal objetivo de la película. Siguiendo con cierta fidelidad el espíritu de la novela, el director Delbert Mann destaca el proceso de destrucción de un adolescente cuya vida queda tan truncada por al guerra que sólo en ella acaba encontrando "su auténtico hogar", como llega a decir en un momento. La solidaridad con quienes, como él, juegan la vida al azar de una bala perdida, es la de quienes se unen en el absurdo, impotentes para detener el final y hasta para comprender su lógica.Delbert Mann ha tenido el acierto de una narrativa que huye de la demostración panfletaria para seguir, como si de un melodrama se tratara, la tragedia de. sus jóvenes protagonistas, que están interpretados por un cuadro de excelentes actores al que da la réplica el siempre eficaz Ernest Borgnine. La verosimilitud de las batallas, el realismo de sus consecuencias, y la sabia utilización de las emociones dejan en el espectador un sabor seco, un malestar justificado.

El 23-F

El programa del cine Albéniz de Madrid, se complementa con la exhibición del cortometraje Operación Miguelete, un riguroso trabajo documental que Juan Carlos Rivas y Juan Luis Morales han realizado sobre los acontecimientos que precedieron al intento golpista del 23 de febrero. En un hábil montaje fotográfico y la invención de su banda sonora se recuerdan aquellos datos que la memoria puede ahora bloquear pero sin los que no sería posible el intento de comprensión de cuanto ha sucedido en nuestro país desde entonces. Operación Miguelete había recibido premios en diversos festivales pero tenía dificultades con las ofertas de los exhibidores madrileños.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS