Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consolidada la ocupación argentina de las Malvinas

El fervor nacionalista se apodera de todas las capas de la sociedad argentina al margen de su credo político

El fervor nacionalista se ha apoderado de los argentinos. Millares de banderas celestes y blancas engalanan las ventanas de Buenos Aires para festejar la "recuperación" de las islas Malvinas. La reacción popular ha sido unánimemente favorable a la ocupación por la fuerza de estas islas australes que habían dejado de ser argentinas desde 1833. Los medios de comunicación están plagados de elogios a las Fuerzas Armadas y se refieren al "momento histórico que nos ha tocado vivir".

Políticos y militares se extienden en declaraciones sobre lo justo de la reivindicación argentina y en especulaciones sobre las riquezas ,pesqueras, minerales y petrolíferas que puede encerrar este archipiélago del Atlántico sur. "El eslogan "Las Malvinas son argentinas" que se enseñaba en los colegios es ya una realidad", señala un alto mando militar. Un almirante explicaba a través de radio Ribadavia que la paciencia, argentina ha llegado a su límite ante la infinidad de trucos y argucias empleados por Londres para no devolver la soberanía de las islas.El presidente de la República y de la Junta Militar, general Leopoldo Galtieri, dijo el viernes, ante unas diez mil personas que se habían concentrado en la plaza de Mayo, que "hemos recuperado salvaguardando el honor nacional, sin rencores, pero con la firmeza que las circunstancias exigen, las islas australes que integran por legítimo derecho el patrimonio nacional". Galtieri invocó la protección de "Dios y su Santa Madre" y pidió el compromiso de todos los argentinos para "cumplir con nuestro deber".

Un diario de Buenos Aires contaba ayer que Galtieri se quedó asombrado ante los vítores y aplausos de la multitud congregada bajo su balcón de la Casa Rosada y se lo comentó así al ministro del Interior, general Saint Jean, quien le respondió: "disfrútelo, jefe, disfrútelo". Abajo, mientras tanto, la muchedumbre se divertía gritando: "uno, dos y tres, el que no salte es un inglés".

Dos recién nacidas, una en Corrientes y otra en Santa Fe, fueron bautizadas ayer como "malvinas argentinas" y numerosas compañías y establecirnientos publican anuncios pagados en los periódicos para expresar su alborozo por la "recuperación" de las islas. "Bravo, señor presidente", reza uno de ellos. Otro dice simplemente: "Te queremos Argentina" y un tercero: "Salud al pueblo argentino.

Las invocaciones al general San Martín, el Libertador, son constantes en artículos y discursos. La televisión emite regularmente imágenes de maniobras militares y el eslogan "a vencer, Argentina". El capitán de corbeta que murió en el desembarco en las Malvinas recibe ya tratamiento de héroe y fue objeto ayer de solemnes honras fúnebres en la ciudad de Bahía Blanca, con asistencia de los jefes de los tres Ejércitos.

Los periódicos están llenos de detalles sobre el desarrollo y el éxito de la operación militar, aunque parece que algunos focos de resistencia continuaban en las islas en la madrugada del sábado y que podían oirse disparos esporádicos en los alrededores de Port Stanley, rebautizado ahora como Puerto Rivero.

La "conquista" de las Malvinas y el consiguiente júbilo popular han desviado la atención del público de los serios problemas sociales y políticos del país.

Esa misma plaza de Mayo que era escenario el viernes de patrióticas muestras de apoyo a la acción emprendida por la Junta Mil¡tar, lo había sido tres días antes de una manifestación organizada. por la CGT, central sindical peronista, con el resultado de varios heridos y más de un millar de detenidos.

La Junta Militar ha ordenado la liberación de más de un centenar de personas que continuaban detenidas desde los incidentes de] martes, para festejar la recuperación de las "islas cautivas". El secretario general de la CGT, Saúl Ubaldini, fue puesto también en libertad, y la organización que dirige hizo un llamamiento a los argentinos para que festejen la restitución de las Malvinas a la soberanía nacional. Idéntica actitud tomó el otro sindicato, CNT-20. La lucha por los derechos sindicales y políticos" por mejores salarios y de las condiciones de vida parece quedar apartada hasta que se resuelva la presente crisis.

A pesar de que los medios de comunicación informan cumplidamente de que numerosas unidades navales británicas se dirigen hacia el Atlántico sur, nadie parece creer seriamente aquí que vaya a producirse un enfrentamiento entre las dos marinas y se confía en que la crisis se desviará hacia, canales diplomáticos, pero con la diferencia de que la situación "de facto" favorece ahora a Argentina.

En Buenos Aires se piensa que la crisis de las Malvinas se resolverá del mismo modo que la de Goa, en 1961, cuando la India ocupó esa colonia portuguesa y, tras un estéril debate en la ONU, consolidó su soberanía.

sin Los rumores sobre la presencia de un submarino británico en el Río de la Plata, frente a Buenos Aires, fueron desmentidos por autoridades de la Marina, que: explicaron que dada la escasa Profundidad de estas aguas un sumergible tendría que estar a más de seiscientas millas náuticas de la costa para no ser detectado por los helicópteros antisubmarinos.

La batalla inmediata se plantea en el campo diplomático y en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El ministro de Asuntos Exteriores argentino, Costa Méndez, llegó ayer a Nueva York para participar en el debate. Los periódicos de Buenos Aires resaltan el apoyo de los países latinoamericanos y la declaración del Gobierno español que, aunque condena el uso de la fuerza, reconoce la reivindicación argentina. "España y Portugal, las madres de América latina, son por ahora nuestro único apoyo diplomático en Europa", decía ayer un analista político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de abril de 1982

Más información

  • Unanimidad en favor de la recuperación del archipiélago de las Malvinas