Argentina invade las Malvinas

España, favorable a la descolonización del archipiélago

El Consejo de Ministros español examinó ayer en su reunión la situación creada en las islas Malvinas y formuló una declaración oficial en la que, tras recordar la posición española, favorable a la descolonización del archipiélago, asegurando el restablecimiento de la integridad territorial argentina, muestra 'su posición contraria al uso de la fuerza y considera necesario resolver el conflicto por cauces pacíficos. La declaración del Gobierno dice textualmente:"El Consejo de Ministros ha examinado con preocupación las informaciones sobre la situación creada en las Malvinas y estima necesario expresar públicamente su criterio en los términos siguientes:

1. Es conocida y constante la posición española acerca del problema de fondo del archipiélago de las Malvinas, en el sentido de que su descolonización debe hacerse asegurando el restablecimiento de la integridad territorial argentina y la salvaguardia de los intereses y bienestar - de la población, en un proceso pacífico de negociación.

2. La prolongación sin solución real de estas situaciones coloniales, establecidas en contra de la integridad. territorial de los países, es causa de tensiones que pueden llevar incluso a conflictos como el actual.

3. El Gobierno español ha sostenido ante las Naciones Unidas, de manera igualmente constante, su posición contraria al uso de la fuerza como medio de resolver las controversias entre los países, abogando por la negociación y la solución pacífica de los conflictos internacionales.

4. Ante la situación creada, el Gobierno español estima que deben mantenerse abiertos los cauces de solución pacífica del conflicto y reanudar la vía diplomática (en la que las Naciones Unidas y su secretario general deben tener también un papel relevante) para resolver pacíficamente la confrontación".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS