Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ignora por qué las diputaciones infringen la ley

El diputado de Coalición Democrática Antonio de Senillosa denunció, con la fórmula de pregunta al Gobierno, que las diputaciones provinciales no invierten en el deporte todo el dinero que reciben de las Apuestas Mutuas Deportivo Benéficas, tal como exige la ley del Deporte. Senillosa preguntó al Gobierno qué diputaciones no han cumplido la ley, qué medidas piensa adoptar y cuáles han sido los motivos para incumplir lo legislado. El Gobierno, según la contestación del ministro de la Presidencia, Matías Rodríguez Inciarte, desconoce el grado de incumplimiento y sus motivos, escudándose en el principio de autonomía de las corporaciones locales.

Senillosa recuerda que la ley general de la Cultura Física y del Deporte obliga a las diputaciones y a los cabildos insulares a gastar íntegramente en instalaciones deportivas el porcentaje que les corresponde en los ingresos de las Apuestas Mutuas Deportivo Benéficas. El diputado se sorprende de que la citada ley no se cumpla y de que la incumplan los mismos partidos políticos que dieron su voto favorable en el Congreso y Senado: "Nuestra sorpresa ha de ser mayor cuando comprobemos que los presupuestos de estas diputaciones han sido aprobados merced al voto favorable de diputados provinciales que representan a los tres partidos que tienen mayor representación parlamentaria.

Incumplimiento en Madrid y Oviedo

Los presupuestos para 1981 de la Diputación de Madrid, aprobados con el voto de socialistas y comunistas, sólo destinan a instalaciones deportivas 283 millones de pesetas, mientras que el dinero recibido de las quinielas alcanzó la cifra de 750 millones. Este presupuesto fue votado negativamente por UCDEl presupuesto de la Diputación de Oviedo, aprobado con los votos de PSOE y UCD, únicamente destina a instalaciones deportivas 59 millones de pesetas, cuando el dinero recibido por las quinielas alcanzó los 140

El Gobierno no sabe

Ante estos casos, Senillosa pregunta al Gobierno cuántas diputaciones han seguido el ejemplo de las de Madrid y Oviedo, qué medidas piensa adoptar contra las diputaciones que incumplan la ley del Deporte y qué motivos tienen las diputaciones para saltarse a la torera una leyEn la contestación, el Gobierno invoca el principio de autonomía de las corporaciones locales para justificar sus respuestas, y dice: "Las propias diputaciones provinciales son las que deciden, desde 1981, sobre la aprobación de sus presupuestos ordinarios y de inversión, sin precisar de la favorable sanción de los delegados de Hacienda". Ahora el control corresponde a los interventores de las propias corporaciones. Además, cualquier ciudadano puede adoptar, "a través de sus representantes locales, las convenientes iniciativas para que se cumplan los mandatos legalmente establecidos".

A continuación, el Gobierno justifica por qué no conoce los infractores: "El retraso con que han sido aprobados los presupuestos de 1981 por las diputaciones provinciales, a causa de dificultades de orden financiero unido a la inexistencia previa de un plazo para rendir su información a los delegados de Hacienda, ha dado lugar a que no se posean datos sobre el grado de incumplimiento de la obligación legal a que se refiere".

¿Y qué medidas piensa adoptar el Gobierno?, se pregunta Senillosa. El Gobierno le responde que recordando la obligación de cumplir la ley del Deporte. ¿Y en cuanto a la posible adopción de otra clase de medidas?: "No cabe desconocer", dice el Gobierno, "que por respeto al principio de autonomía local le estaría vedado imponer con carácter obligatorio cualquier determinación". Lógicamente, la Administración del Estado puede impugnar cualquier acuerdo de las corporaciones locales que incurra en infracción del ordenamiento jurídico, es decir, en infracción de la ley del Deporte, pero dice el Gobierno que "para ello tendría que actuar dentro de plazo y, como ya se ha hecho notar, las corporaciones locales disponen de un término de treinta días para informar a las delegaciones de Hacienda de los acuerdos que adoptaran".

Tampoco sabe los motivos que ha habido para infringir la ley del Deporte. "Escapan, obviamente, a la valoración del Gobierno". Al desconocerse sus motivos y al no ser posible su valoración, "resulta totalmente impensable cualquier iniciativa de subsanación por parte del Gobierno".

La respuesta ha sido calificada por Antonio de Senillosa de "increíble".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1982

Más información

  • El diputado Antonio de Senillosa denuncia que el dinero de las quinielas no se destina al deporte