Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEE impone sanciones simbólicas a la URSS por su responsabilidad en la crisis polaca

El Consejo de Ministros de Economía de los diez impuso ayer sanciones comerciales contra la Unión Soviética por primera vez desde la declaración del estado de guerra en Polonia. Las sanciones son puramente simbólicas, puesto que suponen reducciones de entre un 25% y un 50% en las importaciones de una reducida lista de productos, casi todos de lujo.

El acuerdo, que entrará en vigor manana, miércoles, no implica a Grecia, que se ha negado a adoptar ninguna medida de esté tipo contra la URSS.

La lista Finalmente aprobada afecta a 58 productos, en lugar de los cien que propuso la Comisión Europea, y supone disminuir el comercio con la Unión Soviética en un 1,1% a un 1,3%, tomando como base las importaciones efectuadas en 1980. La Comisión había propuesto un 3,4%, pero tanto Francia como la República Federal de Alemania, Italia y el Reino Unido solicitaron que fueran excluidos algunos productos necesarios para su economía.

Según cálculos efectuados por funcionarios comunitarios, las sanciones le costarán a la URSS la reducida cifra de 120 millones de dólares, sobre unas exportacjiones totales a la CEE valoradas en 1980 en más de 12.000 millones. Los diez, por su parte, exportaron a la URSS en dicha fecha productos por valor de unos 7.000 millones.

La lista de productos cuyas importaciones serán reducidas no incluye ninguno de los productos energéticos, que significan más del 60% de las ventas soviéticas. Los más destacados son el caviar, conservas de pescado y salmón, perlas cultivadas y diamantes para joyería, prismáticos, despertadores (salvo los denominados de viaje), alfombras, papel, televisores en blanco y negro, ciertos tipos de madera y ciertos tipos de motores, así como los tractores agrícolas (salvo los motocultores).

Las restricciones acordadas por los diez no afectarán a los contratos Firmados antes del próximo miércoles ni las mercancías que, en régimen de libre comercio, se encuentren ya en camino hacia la URSS. Los diez estudiarán próximamente, en el cuadro de la OCDE, la posibilidad de encarecer, también en forma más bien simbólica, los créditos que los sovíéticos consiguen en Europa occidental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 1982