Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia, un año sin Cunqueiro

El epitafio que Alvaro Cunqueiro deseaba para su propia tumba -"Aquí yace alguien que con su obra hizo que Galicia durase mil primaveras más"- será incorporado hoy a la lápida bajo la que reposan sus restos en el cementerio de Mondoñedo, como acto central del homenaje que diez instituciones culturales gallegas pretenden rendir al escritor en la víspera del primer aniversario de su muerte, escribe Anxel Vence. Parlamentarios y miembros del Gobierno autónomo, encabezados por el presidente, Fernández Albor, oficializarán con su anunciada asistencia unos actos que continúan en cierta manera el homenaje ofrecido en abril de 1980 a Cunqueiro por las mismas entidades que organizan las conmemoraciones de hoy. Al agradecer la presencia de las trescientas personas que entonces le homenajearon en Vigo -entre ellas, el presidente de la Academia Gallega, Domingo García-Sabell, y el actual presidente del Parlamento autónomo, Antonio Rosón-, el escritor había expresado su deseo de que "si algún día, después de muerto, se quisiera hacer de mí algún elogio, y yo estuviera dando hierba a nuestra tierra, podría decir en mi lápida: 'Aquí y yace alguien que con su obra hizo que Galicia durase mil primaveras más". El discurso que pronunciara Cunqueiro en aquella ocasión ha servido de base y pretexto para la organización del homenaje en el que hoy participan la Academia Gallega, el Patronato Rosalía de Castro, el Seminario de Estudios Gallegos, varios museos y el Instituto de Cultura del Centro Gallego de Buenos Aires, entre otras instituciones. El homenaje, precedido de una semana de conmemoraciones en Vigo y Santiago, que concluyeron la presentación de Ollar Galicia -obra póstuma, en la que Cunqueiro dirige una última mirada lírica a su patria de la tierra y los muertos-, comenzará a las cinco de la tarde con una misa oficiada por el obispo galleguista de la diócesis de Mondoñedo, Araújo Iglesias. Una hora después, el escritor Francisco Fernández del Riego hará una elegía de Cunqueiro, amigo de largos años, durante el acto de colocación de la lápida en la que figura el epitafio deseado por el autor de las Crónicas de sochantre. Las conmemoraciones finalizarán con la presentación del segundo de los cuatro volúmenes que forman la obra completa en gallego del escritor. Ramón Piñeiro, director literario de la editorial viguesa que publicó la totalidad de la obra gallega de Cunqueiro, cerrará el homenaje a quien, con sus libros, quiso "que la lengua gallega durase y continuase, porque la duración de la lengua es la única posibilidad de que nosotros duremos como pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1982