Kodak sacará una película de disco para competir con la tecnología japonesa

Prosigue de forma imparable lo que podría interpretarse como guerra abierta Japón-EE UU por la supremacía mundial en el mercado de la fotografía. Después del anuncio de la próxima aparición de la fotografía magnética de la mano de la firma japonesa Sony, de la salida al mercado de las primeras cámaras niponas Fuji de fotografía instantánea (con lo que EE UU pierde el monopolio de este mercado, compartido solamente por las firmas Polarold y Kodak) y de la puesta a punto de sofisticados sistemas de enfoque automático en cámaras réflex de 35 milímetros (Canon y, últimamente, Pentax), no era impensable una respuesta de algún tipo por parte de Norteamérica.

Según diversas informaciones, siendo la más reciente una extensa nota aparecida en el periódico The Financial Times, Kodak lanzará en breve una película de disco, que será presentada el próximo 3 de febrero, en lugar del rollo convencional y que ha sido autodefinida por la marca como algo «de trascendencia mundial» dentro del campo de la fotografia tradicional para aficionados. La cámara, que al parecer está proyectada para que quepa en la palma de la mano y cuyo precio oscilará entre los treinta y cincuenta dólares, utilizará una película circular de veinte exposiciones mediante un sistema similar al View-Master de fotografía estereoscópica y revelándose como pequeñas diapositivas de color. No está claro todavía si el sistema dispondrá de un adaptador (de un precio compreridido entre los 150 y doscientos dólares) para visionar las transparencias en un televisor normal. Lo que a primera vista podría ser interpretado como una burda réplica del anunciado sistema Mavica, de Sony, hace algunos meses, obedece, sin embargo, a una estudiada política comercial por parte de la multinacional norteamericana en la fabricación de productos muy asequibles para cualquier bolsillo. Según han reiterado un buen número de veces sus directivos, disponen de la tecnología suficiente para abordar la creación de cámaras con soporte magnético, pero no confían en que esos sistemas proporcionen una rentabilidad similar a la de los productos químicos convencionales. Kodak no había introducido innovaciones de este rango desde 1972, en que vieron la luz las primeras Instamatic- 110 (las pocket). La compañía tampoco desdeña el mercado de la fotografía instantánea, habiendo anunciado también la salida de cuatro nuevos modelos de esta familia, que incluirán una película de mayor sensibilidad. Recordemos, en este sentido, que Polaroid lanzó ya el pasado verano su sistema 600, que utiliza películas de 600 grados ASA de sensibilidad (una película normal viene a tener unos 100-125 grados). En la actualidad esta firma, que mantiene una pugna legal con Kodak desde que la última sacara sus productos instantáneos, abastece entre el 65% y el 70% de dicho mercado en EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de enero de 1982.

Lo más visto en...

Top 50