Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Álvarez Ortega, ganador del primer Premio de Poesía Mística Fernando Rielo

Manuel Álvarez Ortega es el ganador del Premio Fernando Rielo de Poesía Mística, dotado con 600.000 pesetas, con el libro titulado Templo de la mortalidad. El libro, premiado por unanimidad, fue calificado por el poeta Luis Rosales, miembro del jurado, y por su secretario perpetuo, el también poeta Justo Jorge Padrón, como «un libro perfecto».

Según las bases de la convocatoria de este Primer Premio de Poesía Fernando Rielo, han sido elegidos dos finalistas que iniciarán con el libro de Manuel Álvarez Ortega una colección de poesía mística editada por la Fundación Fernando Rielo, que convoca y dota el premio. El primer accésit ha sido concedido a Juan Ramón Resina, un joven poeta inédito nacido en 1956, por su libro Monólogos con alguien de mí mismo. El segundo accésit ha correspondido al poeta Carlos Murciano por su Meditación en Socar.«Es un libro muy construido, seguramente el más construido de los míos», ha dicho a EL PAÍS Manuel Álvarez Ortega. «A quien le interese la música dodecafónica no le extrañará la ruptura de estos versos, las cadencias raras -como los bemoles y sostenidos en composición musical- que se encuentran con sonidos abandonados versos atrás, la ruptura de la frase igual que la rompen ciertos músicos. Tampoco les extrañará», sigue diciendo el poeta, «la presencia de ciertas recurrencias, de motivos que van dando coherencia al libro como lo dan ciertas frases musicales a las obras a que pertenecen».

Manuel Álvarez Ortega es un poeta casi secreto para la gran mayoría, si bien ha ejercido una saludable influencia en las jóvenes generaciones y particularmente en la llamada de los novísimos. Y esto no sólo en cuanto a su propia poesía, cuidadosa en lo formal, profunda en los contenidos, abierta a la lectura de los modernos fenómenos culturales. También ha sido importante como traductor de la moderna poesía francesa, a partir de Saint John Perce.

Preguntado sobre el carácter de mística de su poesía, Manuel Álvarez Ortega respondió que sí, que lo es si «se considera en sentido amplio más bien como poesía metafísica. El tema de este libro», dice, «es la otra eternidad, una posible recomposición del cuerpo, de lo corporal cuando ya se han consagrado las cenizas».

Álvarez Ortega, preguntado por sus otros libros, dijo, después de señalar su pasión por las hermosas ediciones, que «cada poeta escribe siempre el mismo libro. Yo al menos siempre he escrito este libro, al que voy añadiendo textos nuevos que me van depurando, que me van profundizando. Si en España pudiéramos publicar siempre en el mismo sitio las obras seguidas, yo las habría publicado bajo el mismo título, como Cernuda, corno Guillén».

La Fundación Fernando Rielo, que ha convocado y dotado este premio, ha sido creada recientemente por Fernando Rielo, poeta y pensador, que quiere dar a su institución como misión principal la promoción de la cultura y específicamente la difusión de la poesía. En su labor de mecenazgo, que incluye estos premios anuales y la edición de una colección de poesía, la fundación patrocinará una revista de poesía multilingüe, titulada Equivalencia, que será dirigida por el poeta Justo Jorge Padrón, y que está previsto que aparezca el próximo mes de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 1981