Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Precaria situación financiera del Ayuntamiento

La situación financiera del Ayuntamiento de Madrid es más que precaria y preocupa seriamente a su equipo de gobierno, que estos días se ocupa de manera especial en la elaboración de los presupuestos para 1982. La circunstancia de que estos presupuestos sean, prácticamente, los últimos que corresponde elaborar a la actual Corporación, dada la inminencia de los próximos comicios, les confieren un carácter electoralista que requiere un amplio capítulo de inversiones traducibles en realizaciones que presentar al pueblo madrileño como compendio de campaña electoral.La principal dificultad económica con la que hoy se enfrenta la Corporación es, sin embargo, la falta de liquidez que obliga a mantener deudas con empresas proveedoras de servicios municipales. En este capítulo de deudas, sin embargo, la más importante es la que mantiene el Ayuntamiento con la Seguridad Social, a la que no satisface las cuotas desde enero del pasado año, lo que provoca un descubierto de casi 2.000 millones de pesetas.

De otra parte, otra de las preocupaciones a la hora de elaborar el próximo presupuesto es conseguir una adecuada dotación económica de las juntas de distrito, a las que se les atribuye una partida de inversiones de acuerdo con un baremo que la práctica ha demostrado erróneo. Ello justificaría, de acuerdo con los responsables de la Hacienda municipal, el que en la actualidad se registren transferencias entre las juntas, ya que el referido baremo, en base a la extensión territorial de las mismas, provoca el que mientras en algunas de ellas el presupuesto resulta insuficiente, en otras se registra superávit, dada la ausencia de necesidades inversoras.

Para paliar esta situación es precisamente para lo que el Ayuntamiento trata de negociar con la Administración central, al igual que lo lograra Barcelona, un programa de reequilibrio Financiero que, en la práctica, supondría poner a cero las cuentas municipales saldando las deudas contraídas con anterioridad.

En la negociación de este programa de reequilibrio financiero, según el equipo de gobierno municipal, están surgiendo dificultades que no tendrían otra explicación que la de influir, negativamente, en la imagen electoralista de lo ayuntamientos gestionados por la izquierda. En este sentido, preocupa en la Corporación madrileña el retraso por parte del Ministerio de Administración Territorial en dar luz verde a la comisión de Hacienda que debe investigar la actual situación económica del Ayuntamiento para establecer el referido programa de reequilibrio financiero, así como la dilación en hacer llegar a las arcas municipales la recaudación de la fiscalidad que tiene este destino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 1981

Más información

  • Mantiene un descubierto de 2.000 millones con la Seguridad Social