Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Administración invertirá 1.587 millones para fomentar la investigación tecnológica

El ministro de Industria y Energía, Ignacio Bayón, y el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Carlos Ferrer, firmaron ayer por la mañana un acuerdomarco sobre el Plan de actuación para el fomento de la investigación la innovación tecnológica al que la Administración aportará una inversión de 1.587 millones de pesetas.El acuerdo-marco contempla 54 convenios entre la Administración y 52 asociaciones y empresas de carácter público y privado. Los convenios se dividen, según su finalidad, en cinco grupos de actuación: siete responden a un plan de actuación en laboratorios; veintiocho a una campaña de sensibilización de la pequeña y mediana industria; cinco lo son a entidades promocionadas por la Dirección General de Innovación Industrial y Tecnología para fines de innovación, diseño y tecnología; doce están destinados al desarrollo de tecnologías específicas y los dos restantes para una campaña de di fusión de la información industrial y tecnológica.

El acuerdo-marco responde, según el Ministerio de Industria, a la estrategia industrial de la Admi nistración para los próximos años que considera el estimulo del proceso de innovación una de las prioridades esenciales de nuestro país y que esta idea innovadora se desarrolle en el seno de la empresa.

Una respuesta beligerante

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, que asistió al acto de la firma, tomó la palabra para asegurar que el "reto para la economía española es un reto de competencia" y precisar que, ante la crisis, es necesario ofrecer una respuesta beligerante a través de la tecnología y la innovación. Los protagonistas de esa respuesta, finalizó el presidente del Gobierno, son, una vez más, los empresarios.El ministro de Industria, Ignacio Bavón, manifestó que en la actualidad la tecnología era la cenicienta del mundo ind ustrial. comentario que desarrolló repasando las grandes líneas de actuación que se habían puesto en marcha en nuestro país: política, energética y de reconversión industrial.

Carlos Ferrer, presidente de la CEOE, comentó que hoy los países ya no son ricos o pobres, sino tecnológica y científicamente avanzados o no avanzados, y garantizó que los empresarios realizarán el esfuerzo necesario para que España realice la revolución científica que aún no ha llegado y es necesario hacer.

España pagó en 1980 por tecnología exterior 44.393 millones de pesetas, frente a unos ingresos de 10.873 millones, lo que arroja un déficit de más de 33.000 millones de pesetas. La cobertura de la balanza tecnológica española fue ese año del 24,4%, evidentemente baja aunque superior a la de 1979 (22% ) y 1978 (18,2%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1981

Más información

  • Firmado el acuerdo-marco sobre el plan para el fomento de la tecnología nacional