El "lendakari" Garaikoetxea elige a cuatro militares vascos para dirigir la policía autónoma

Los comandantes Carlos Díaz Arcocha y José de Pablo Loizaga y los capitantes Juan García Oteiza e Ignacio Urruticoechea Altuna, han sido los jefes y oficiales que el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, ha designado para cubrir las cuatro plazas de mandos militares de la policía autónoma. Después de los nombramientos, tan sólo falta que las dos administraciones, la central y la vasca, lleguen a un acuerdo en materia de financiación del mencionado cuerpo para que la academia de la policía vasca, que podría empezar a funcionar el próximo mes de noviembre, se ponga en marcha definitivamente.

Más información
Díaz Arcocha: "Esta designación culmina mi carrera"
Trayectoria profesional de los cuatro militares

Dos expedientes de los cuatro mandos designados, los de Díaz Arcocha y Pablo Loizaga, fueron retenidos, junto al del capitán Jiménez Lambea, durante el pasado mes de agosto por el Ministerio de Defensa. La retención de las mencionadas solicitudes provocó entonces un clima de tensión entre los responsables de Interior de la Administración central y el Gobierno vasco, que se disiparon cuando, a mediados de septiembre, el Ministerio de Defensa -que había alegado «necesidades de servicio» para justificar el bloqueo- decidió dar luz verde a los aspirantes a mandos de la academia de la policía autónoma.Aunque la propia Consejería de Interior del Gobierno vasco desmentía los rumos, el pasado mes de septiembre, acerca de que el Ejecutivo vasco hubiera designado ya nombre alguno para la jefatura suprema de la academia, por considerar que era prematuro hablar de ello, todo parece indicar que el comandante Díaz Arcocha podría ostentar dicho cargo. No obstante, la Consejería de Interior no se pronunciará al respecto hasta que haya transcurrido un plazo prudente y los jefes y oficiales hayan tenido oportunidad de desempeñar sus funciones.

El comandante Díaz Arcocha, 49 años, nacido en Bilbao, al igual que lo hicieron los otros tres mandos, se puso en contacto directo con la Consejería de Interior del Gobierno vasco para formalizar su solicitud de ingreso en el cuerpo de la policía autónoma.

El comandante José de Pablo Loizaga cuenta con 53 años de edad, nacido en la localidad vizcaína de Sodupe, pertenece al arma de Infantería y está destinado actualmente, tras haber sido teniente de la Policía Armada, en el Gobierno Militar de Bilbao.

El capitán de Infantería Juan García Oteiza cuenta con 37 años de edad, nacido en un caserío de la localidad guipuzcoana de Vergara, destinado actualmente -al igual que García Arcocha- en el regimiento de Sicilia, de San Sebastián.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El capitán de Aviación Ignacio Urruticoechea Altuna es el más joven de los cuatro. Cuenta con veintiocho años de edad y nació en la localidad vizcaína de Arrigorriaga, en el seno de una familia obrera. Actualmente está destinado en la Academia de Pilotos de San Javier, en Murcia.

Dependerán exclusivamente del Gobierno vasco

Los cuatro militares -a partir de la designación oficial mediante decreto que se dio a conocer ayer públicamente- disponen de veinte días para incorporarse a su nuevo destino en la academia de la policía autónoma, ubicada en Vitoria. Según lo estipulado en el Estatuto de Autonomía, estos mandos, una vez designados oficialmente por el lendakari, pasan a depender exclusivamente del Gobierno vasco.No obstante, la definitiva puesta en marcha de la academia, prevista para el próximo mes de noviembre, depende de que el Gobierno central y el Gobierno vasco lleguen a un acuerdo en relación al presupuesto económico para el mencionado cuerpo. La Junta de Seguridad -organismo integrado por representantes de los dos Gobiernos- aprobó la cantidad de 3.349 millones de pesetas en concepto de presupuesto para este año. Y esta es la cantidad que reclaman los representantes vascos en la comisión mixta de cupo, que está siendo motivo de estudio por parte de los representantes de la Administración central. Según las previsiones económicas de la Junta de Seguridad, cada alumno de la policía vasca costará 20.000 pesetas diarias.

Si las negociaciones en materia económica prosperan, la academia de la policía vasca podría ponerse en funcionamiento a mediados del próximo mes de noviembre, teniendo en cuenta que las pruebas de acceso se realizarán a finales de este mismo mes. Los setecientos hombres que hayan superado la selectividad, ingresarán en la academia, donde permanecerán en cursillo de formación durante un período de seis meses. Finalizado este plazo, quinientos agentes realizarán funciones de vigilancia y protección de edificios y doscientos integrarán el cuerpo de tráfico. Los primeros policías de la comunidad autónoma vasca podrían empezar a desempenar sus funciones a partir del próximo mes de mayo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS