Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ASESINATO DE SADAT

Gobierno israelí espera que se siga manteniendo el proceso de paz con Egipto.

Aviv"No sólo he perdido mi colaborador en la elaboración de la paz, sino también un amigo", declaró ayer el primer ministro de Israel, Menájem Beguin, al tener conocimiento de la muerte del presidente egipcio, Anuar El Sadat, "víctima de un atentado criminal, asesinado por los enemigos de la paz". Tras evocar el coraje moral y político del rais, Beguin manifestó su esperanza de que el "camino de la paz será continuado, como deseaba de todo corazón Sadat"

. Sin embargo, la desaparición del dirigente egipcio plantea no, pocos interrogantes sobre ese proceso. Fuentes militares no ocultan ciertas reservas hacia el vicepresidente, Hosni Mubarak, que se perfila, por el momento, como el más firme candidato a la sucesión del dirigente desaparecido. Incredulidad, consternación y tristeza componen la reacción de los isralíes ante las noticias sucesivas, y cada vez más alarmantes, que llegan sobre el fatal atentado contra Sadat.

En los medios militares se muestran reservados sobre el futuro del proceso de paz y no excluyen "sorpresas" por parte de Mubarak . En este sentido se recuerda que Sadat, una personalidad anónima a la sombra de Gamal Abdel Nasser, se reveló repentinamente, tras la muerte del rais, como un dirigente fuerte, original, que logró romper completamente con la ideología y la línea política de su ilustre predecesor. "Nada nos indica que Mubarak no nos reserve una sorpresa similar", declaró a este corresponsal un militar.

La evacuación del Sinaí, en peligro

La muerte de Sadat puede ser un poderoso motivo para reforzar en Israel a quienes, precisamente ayer, en una rueda de Prensa, exigieron al primer ministro que interrumpiese la última fase de la evacuación del Sinaí. Frente a la casa de Beguin, un grupo de ultranacionalistas llevaba a cabo una huelga de hambre para manifestar su oposición a abandonar la zona de la península, donde existen un poblado y trece asentamientos judíos.

La diputada ultranacionalista Geulah Cohen suplicó al Gobierno "que escuche la voz del cielo e interrunipa la retirada del Sinal, ahora que aún está a tiempo".

"La desaparición de Sadat afectará directamente a la paz egipcio israelí", declaró el antiguo primer ministro Yitzhak Rabin, que no cree que el actual proceso de paz pueda mantenerse en su forma actual.

Según Rabin, ha sido el cambio de orientación de la Administración Reagan, que, ignorando los acuerdos de Camp David, prefirió apoyarse en Arabia Saudí antes que en Egipto, lo que ha contribuido a deteriorar la posición de Sadat. "Podría decirse que, al igual que la Administración Carter dejó caer al sha de Irán con sus exigencias sobre los derechos humanos, Reagan minó la situación del presidente Sadat", declaró Rabin.

"Ha sido la política intransigente de Beguin la que ha erosionado al régimen de Sadat, y no hay necesidad de buscar chivos expiatorios en otra parte", afirma el antiguo diputado Ury Avnery, promotor del diálogo entre los israelíes y los palestinos. La mayor parte de los expertos en temas árabes de Jerusalen y Tel Aviv son de la opinión de que el vicepresidente Mubarak, en el caso de que consíga tnantener su posición dominante, permanecerá fiel a la línea política de Sadat en todos los campos, especialmente en la actitud ante Estados Unidos .

Medios políticos israelíes creen que, en caso de que se desmorone el Gobierno de Mubarak, el presidente Reagan puede adoptar medidas drásticas para evitar la pérdida de Egipto, pilár de la estrategia norteamericana para frenar la expansión soviética.

A última hora de anoche se desconocía en Jerusalén si la muerte de Sadat tenía efectos directos sobre la situación de las fuerzas, armadas de Israel es decir, sí se había adoptado alguna medida especial de alerta ante los acontecimientos egipcios, cuyos jefes, al igual que Beguin, consideraron siempre que la paz con "el mayor de los países árabes" liberó a los israelíes, de ocuparse del frente meridional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 1981

Más información

  • Medios militares de Tel Aviv no ocultan sus reservas hacia el vicepresidente Mubarak