Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La financiación del desempleo, la reconversión industrial y la descentralización administrativa, claves del presupuesto

Un objetivo de crecimiento del producto interior bruto (PIB) del 3%, un déficit público de 700.000 millones, la elevación en medio punto de la presión fiscal y la fuerte utilización de la deuda del Tesoro a corto plazo como medio de financiación son aspectos destacados del proyecto de ley de Presupuestos del Estado para 1982, presentado ayer al Congreso y a los periodistas por el ministro de Hacienda, Jaime García Añoveros. «Estos presupuestos son el reflejo de la crisis por la que atraviesa el país, por una parte, y por otra», afirmó el ministro, «son el resultado de un proceso permanente de toma de decisiones que, en su conjunto, constituyen la política económica y general del Gobierno». La cifra de gastos prevista en el proyecto de presupuestos asciende a 3,5 billones de pesetas, y la de ingresos, a 2,8 billones de pesetas. La inversión pública se ha cifrado en 825.000 millones, que supone un crecimiento en términos reales del 12%, porcentaje similar al que se estima como incremento de precios al consumo para 1981. «Las características fundamentales de los presupuestos de 1982», según García Añoveros, «provienen de los acuerdos alcanzados por el Gobierno con distintas fuerzas sociales y políticas: acuerdos autonómicos, sobre administraciones locales y ANE. Además del decreto de reconversión industrial y el reciente acuerdo sobre estructura financiera del INI».

En cumplimiento de los acuerdos asumidos por el Gobierno en el ANE, según explicó el ministro de Hacienda, los presupuestos de 1982 han reconocido un incremento del 8% (más un punto por productividad) para las retribuciones de los funcionarios, han reducido en un punto el tipo de cotización a la Seguridad Social (el Estado incrementa su subvención hasta 350.000 millones), y han limitado el crecimiento de las pensiones al 10%, sin perjuicio de que las mínimas crezcan un 1%.Para fomentar el empleo. siempre en la línea del ANE, los presupuestos recogen una bonificación del 90% de la cuota a la Seguridad Social en la contratación de desempleados (a este fin, el INEM destinará 14.000 millones de pesetas), y se destinan 5.000 millones de pesetas para la consecución de convenios que fomenten la contratación de jóvenes en prácticas o formación.

En cobertura de desempleo, en los presupuestos del INEM se crea un fondo de 15.000 millones para atenciones extraordinarias y urgentes de ayuda a desempleados. Se extiende el subsidio de desempleo a los trabajadores que hubieran agotado el plazo de percepción, y se extiende el sistema de seguro de desempleo a los trabajadores fijos del campo. Se dota con 22.400 millones de pesetas al crédito para empleo comunitario, y se extiende el derecho a la prestación médico-farmacéutica complementaria del desempleo.

En su conjunto, para poder financiar estas medidas, el presupuesto ha incrementado la subvención al INEM en un 75% hasta la cifra de 184.000 millones de pesetas.

Las cantidades asignadas para la reconversión industrial en los presupuestos de 1982 son las siguientes: Industria y Energía, 25.700 millones, Trabajo, Sanidad y Seguridad Social, 7.000 millones de pesetas. En adición a estos recursos figuran para estas atenciones 3.000 millones de pesetas en el Ministerio de Trabajo, que se complementarán con otros 2.000 millones procedentes de incorporaciones.

En cuanto a los avales a prestar por las Entidades Oficiales de Crédito para la reconversión, se fijan 30.000 millones para 1982. A su vez, las aportaciones de capital que el INI deberá realizar para atender las pérdidas de 1981 en sectores en reconversión o crisis se Fijan en 55.000 millones. «Hay que destacar también la gran trascendencia que tiene, tanto para el presupuesto del Estado como para la situación patrimonial y financiera del INI, la asunción por aquél de 120.000 millones de pesetas de obligaciones del instituto. La carga financiera de dichas obligaciones incrementará los gastos del Estado en unos 15.000 millones anuales a partir de 1982. El INI, sin embargo, deberá asumir las pérdidas de sus empresas dicho año sin solicitar nuevos créditos extraordinarios».

Los presupuestos de 1982 introducen por primera vez el Fondo de Compensación Interterritorial, previsto en la Constitución, con una dotación de 180.000 millones, destinados a financiar proyectos de inversión en los territorios comparativamente menos desarrollados. Dicha cantidad supone un 40% de la inversión pública nueva del Estado y sus organismos autónomos excluidos los castos de defensa.

En cuanto a los acuerdos sobre Régimen Local, lo más destacado es la atribución de porcentajes de recaudación a ayuntamientos y diputaciones sobre impuestos susceptibles de cesión a comunidades autónomas. Ello supondrá, aproximadamente, unos 16 1.000 millones.

La inversión pública se ha cifrado en 825.000 millones, que van a materializarse de conformidad con el Programa de Inversiones Públicas 1982-1984. El mayor incremento de inversiones va destinado a los sectores energético, agricultura, vivienda e infraestructura de transportes. Los gastos destinados a compras de bienes y servicios por los ministerios civiles tienen un incremento moderado (12,9%), que se dispara al añadirles los de Defensa (31%) y las transferencias a Seguridad Social y al INEM, con lo que esta rúbrica representa el 35% del total del presupuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981

Más información

  • El Gobierno espera un incremento del PIB del 3% en 1982