Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conversaciones desde los telefonos de Tejero, Garcia Carrés, Iniesta Cano y Girón con motivo del 23 de febrero

La conversación telefónica del teniente coronel Tejero con Juan García Carrés durante la noche del 23 de febrero, que ayer publicaba Diario 16, pertenece a las citas magnetofónicas de las conversaciones intervenidas por orden del director de la Seguridad del Estado, Francisco Laína, e incorporadas al sumario por el intento golpista. Además de la citada figuran otras conversaciones de García Carrés, por lo general con elementos ultraderechistas, así como un bloque numeroso de conversaciones de la esposa y los hijos deTejero desde el domicilio de éste, y otras del ex director general de la Guardia Civil teniente general Carlos Iniesta Cano y, del presidente de la Confederación Nacional de Excombatientes, José Antonio Girón.

En la conversación entre García Carrés y Tejero, el primero da ánimos al teniente coronel golpista y le anuncia la llegada de nuevas unidades militares al Congreso de los Diputados. En otra conversación de García Carrés, cuyo interlocutor no está identificado, el primero anuncia que va a ser transmitido desde el Congreso, por parte de un tal Abad -aparentemente el capitán de la Guardia Civil del mismo apellido-, el manifiesto de los guardias civiles. García Carrés asegura que está siendo pasado a máquina.Otra conversación de García Carrés con un interlocutor no identificado confirma la autenticidad del manifiesto, cuyo texto se transeríbe en el curso de la misma. Se trata de un llamamiento a los españoles en el que se asegura que «las unidades del Ejército y de la Guardia Civil que desde ayer están ocupando el Congreso de los Diputados a las órdenes del general Milans del Bosch, capitán general... (García Carrés comenta: «Eso de Milans del Bosch no sé si ... ») no tienen otro deseo que el bien de España y de su pueblo. No admiten más que un Gobierno que instaure una verdadera democracia. No admiten las autonomías separatistas y quieren una España descentralizada, pero no rota. No admiten la impunidad de los asesinatos terroristas, contra los que es preciso aplicar todo el rigor de la ley. No pueden aceptar una situación en la que el prestigio de España disminuye día a día... (comentario de García Carrés: «Está bien hecho, ¿eh?»), no admiten la insegur idad ciudadana que nos impide vivir en paz. Aceptan y respetan al Rey, al que quieren ver al frente de los destinos de la Patria, respaldado por sus Fuerzas Armadas. En suma, quieren la unidad de España, la paz, orden y seguridad. ¡Viva España! ». El interlocutor se despide llamando jefe a García Carrés.

"Lo han dejao tirao como una colilla"

La grabación de las conversaciones producidas durante la noche del día 23 de febrero y días sucesivos desde el teléfono del domicilio del teniente coronel Tejero reproducen insistentemente las frases de desánimo de los familiares del cabecilla del asalto al Congreso. Tanto la esposa como los hijos manifiestan a los numerosos interlocutores el sentimiento de frustración que experimentan por no haber sido secundada ni respaldada la acción de Tejero por la oran mayoría de las Fuerzas Armadas.

Carmen Pereira, esposa de Tejero, se refiere conmiserativamente a su marido, según la transcripción ofici al de las grabaciones, con expresiones como las de «desgraciao» y «tonto», por haberse creído el supuesto respaldo del Ejército, hacia el que dirige frases insultantes y soeces por su actitud de no apoyar la acción de su esposo. Reprocha a las capitanías generales de cinco regiones militares que no mantuvieran la adhesión que, según ella, habían anunciado.

La esposa de Tejero añade que «el Ejército lo ha dejao tirao como una colilla» y que «el Ejército para mí ya se ha acabao.» Uno de los hijos asegura que su padre no ha fracasado, ya que la misión que le correspondía la había realizado bien, y fue el Ejército el que lo abandonó.

Uno de los hijos de Tejero, Moncho, en conversación con una persona que dice llamarse Alfonso y que llama desde Málaga, comunica que «Milans del Bosch se levantó al principio, pero se rajó después del discurso del Rey», y explica la actitud del entonces capitán general de Valencia con estas palabras: «Sí, porque es monárquico y porque estaba cagado de miedo, entre otras cosas».

Otro interlocutor que dice llamar desde Málaga y ser el comandante de la Guardia Civil de aquella ciudad, Fernando Caro Leria (cita el nombre y ambos apellidos a la esposa de Tejero «por si alguien te tiene intervenido el teléfono»), quien ofrece ayuda y asiente a la afirmación de Carmen Pereira de que «tenemos los españoles de mierda que nos merecemos».

La mujer de Coloma Gallegos

Entre las numerosas llamadas al domicilio de Tejero, destaca una de las varias conversaciones mantenldas por la esposa del ex ministro del. Ejército, y ex capitán general de Cataluña teniente general Francisco Coloma Gallegos. Relata la esposa de Coloma que su hijo Tomás le precuntó qué hubiera hecho su padre, como capitán general de Cataluña, ante una situación como la planteada por Tejero. Ella le dijo que se lo preguntara al propio teniente general, pero el hijo no lo hizo, «porque tenía mledo». Más tarde, ella misma se lo planteó y el teniente general -siempre según la versión ofrecida por la citada grabación- dijo a su esposa: «Parece mentira, Mercedes, que tú me preguntes esto; tú sabes lo que yo he hecho cuando el partido comunista, tú sabes que al Rey le puse el bastón encima de la mesa cuando el consejo de guerra, tú saber que he zarandeado yo al Guti tú saber todas esas cosas, ¿y tú todavía dudas de mí?».

En la conversación citada, la es posa de Tejero manifiesta que «en un principio estaban todas las capitanías, menos la de Madrid ... » Mercedes Coloma Gallegos le interrumpe, para comentar, seguramente refiriéndose a la no acep

tación de la sentencia inicial por la operación Galaxia, por parte del capitán general de la Región Militar: «Que es un rojo, acuérdate lo que le hizo a tu marido». La esposa de Coloma Gallegos se extiende en otras calificaciones despectivas hacia el entonces capitán general de Cataluña, teniente general Pascual Galmes.

Entre las conversaciones grabadas a los familiares del teniente coronel Tejero, y al margen de las mantenidas con otros miembros de la familia, figuran las de Isabel Bueno, un tal Corbero. Gonzalo de Santisteban (marqués de Pinares), Luisa María Pallán, Herminia Villena (desde Murcia), capitán Longo, el comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, Ricardo Beotas, Anastasio Resa, Lilí Espinazo de Sevilla, un capitán del Ejército del Aire que dice ser supernumerario y trabajar en Aviaco, Rueda, Eulogio Zulueta (delegado de Fuerza Nueva en San Sebastíán), teniente Sinforiano (de Valladolid). José Antonio Asslego (ex dirigente de Fuerza Nacional del Trabajo), Félix Pérez Navas, Roberto Eblin, Malte Iglesias y una persona Identificada por Lara, y en cuya conversación con la esposa de Tejero se manifiesta: «¿Has visto que los pajaritos van cayendo?», refiriéndose a las detenciones del teniente general Milans del Bosch y el general de división Alfonso Armada. También están registradas varias llamadas desde distintos medios informativos, entre ellas la de EL PAIS para contrastar una información.

En las conversaciones grabadas correspondientes al teléfono del teniente general Iniesta Cano, figuran varias con Antonio Herrero, director de Europa Press, y con el periodista ex director de Pueblo Emilio Romero, relacionadas con la búsqueda de un abogado para que se encargara de la defensa de Juan García Carrés. También conversa, por igual motivo, con el decano del Colegio de Abogados de Madrid, Antonio Pedrol.

En una de las conversaciones, el general Iniesta expresa su extrañeza por la supuesta publicación de un artículo de García Carrése en El Alcázar, ya que no le había dicho nada, contra su costu m bre de leerle y consultarle «siempre que escribe algo». Iniesta habla con Angel García Carrés (herrnano del procesado), con Pedro Zaragoza y con un tal José María cuyos apellidos no aparecen revelados.

Entre las conversaciones grabadas correspondientes al teléfono de José Antonio Girón figuran registradas las de Joaquín Águirre Bellver, la del ex ministro José Utrera con José María Fernandez de la Vega, y la de éste con Girón.

En el teléfono de García Carrés, después de su detención se registraron llamadas del director de El Alcázar, Antonio Izquierdo, Javier Girón (hijo de José Antonio Gijón), señora de Silva, Mercedes Coloma Gallegos. Luis Valero, José Baró Quesada, Flaquer, Jorge García Hernández, Fernando Piqueras (de Fuerza Nueva).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de agosto de 1981

Más información

  • Revelaciones de las "cintas de Laína", incorporadas al sumario judicial sobre el intento golpista