El fotógrafo Francese Jarque salió de la cárcel ocho días antes de terminar su condena

El fotógrafo Francesc Jarque, colaborador de Diario de Valencia, que se encontraba encarcelado como autor de un delito de resistencia a agentes de la autoridad, salió a las tres de la tarde de ayer en libertad de la cárcel Modelo de Valencia al haber sido indultado. El indulto, aprobado por el Consejo de Ministros del día anterior, a propuesta del titular de Justicia, Francisco Fernández Ordóñez, tiene una especial trascendencia, ya que Jarque fue condenado por negarse a entregar la cámara a la policía cuando cubría una manifestación.

Por otra parte, este indulto tiene también claramente un carácter simbólico, pues la pena a que estaba condenado el fotógrafo era de un mes y un día. Ayer sólo le quedaban ocho días por cumplir.El indulto, que extingue la responsabilidad criminal, es una concesión graciable que firma el Jefe del Estado y concede el Consejo de Ministros. Ha de ser individual, ya que la Constitución prohibe los indultos generales.

A juicio de su abogado, Alberto García Esteve, «con el indulto viene a rectificarse cierta falta de unidad de criterio en la Audiencia Provincial de Valencia, donde la Sección Primera sistemáticamente deniega la remisión condicional en los casos de resistencia o desobediencia a agentes de la autoridad, mientras que las otras dos secciones la conceden incluso en casos de atentados contra agentes de la autoridad».

«Como dato anecdótico», añade García Esteve, «la misma sala que denegó la remisión condicional, a la semana siguiente informó favorablemente a la concesión del indulto, a pesar de haber dictaminado en contra el ministerio fiscal».

El indulto fue solicitado el pasado día 12 por los defensores de Jarques, quiénes llegaron a comunicar telefónicamente con el ministro de Justicia y encontraron en él una actitud muy favorable a su concesión. Para García Esteve, esta medida, «como se sabe y afirma la doctrina jurídica, sirve para paliar posibles errores de la justicia».

Los hechos por los que Jarque fue condenado ocurrieron en abril de 1979, cuando Jarque, entonces colaborador de las revistas Valencia Senzanal y Flash Foto, se encontraba cubriendo una manifestación ecologista no autorizada. Según la sentencia, «fue requerido por la Policía Nacional para que abriese la cámara fotográfica o entregase la misma a lo que se negó airada y rotundamente el procesado, con lo que se le ordenó entrar en el furgón que para el transporte de los detenidos les acompañaba, y al negarse asimismo y en igual forma ello, fue reducido y metido violentamente en él, en el curso de cuya operación el teniente de la Policía Nacional Miguel Marín Alvarez cayó sobre el vehículo, sufriendo heridas, de las que sanó a los cuatro días».

El citado teniente de la Policía Nacional denunció posteriormente a Jarque por atentado agresiones a agentes de la autoridad, lo que el juez no consideró probado.

Cuando el fotóirafo salió ayer de la cárcel, acompañado de sus abogados, fue recibido por un grupo de periodistas y amigos. Los fotógrafos que disparaban en ese momento sus cámara, fueron advertidos por la Guardia Civil que dejasen de hacerlo o les requerirían la película.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de agosto de 1981.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50