Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No han sido facilitados datos sobre la requisa del aceite contaminado

Numerosas investigaciones y algunas requisas (ha sido precintado un almacén en Alcorcón) se han realizado en la provincia de Madrid en las últimas horas respecto al aceite presuntamente contenedor de materias tóxicas, tras la información procedente de Valladolid en el sentido de que se había precintado un almacén de aceite vendido a granel, de las mismas características, y que procedía del pueblo de Alcorcón, en la zona suroeste de la capital. Sin embargo, las autoridades competentes no facilitaron ayer información al respecto. Datos conseguidos por este periódico daban cuenta que las operaciones investigadoras se habían centrado en Alcorcón, Getafe, Alcobendas y el barrio madrileño de Vallecas. Concretamente, en Getafe ayer fueron recogidas muestras de aceite del almacén que los hermanos Aguado tienen en la calle de Pizarro de esta localidad, lo que no significa que se haya detectado nada definitivo sobre posibles anomalías en dicho producto almacenado. Los dueños de dicho almacén tienen su sede central en Toledo. En el Ayuntamiento de Alcorcón tuvo lugar ayer una reunión del alcalde con representantes del Ministerio de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social, sin que a la hora de cerrar esta edición hubiese trascendido el tema tratado, aunque se especulaba que la conversación había girado en torno a la localización del almacén distribuidor del aceite contaminado enviado a Valladolid.Otras informaciones sin confirmar apuntaban a la requisa efectuada el pasado jueves en Alcobendas. Según éstas, habían sido ocupados unos 230.000 litros de aceite sin marca. Sin embargo, en medios municipales desconocían esta requisitoria, al tiempo que señalaron que carecían de información sobre las medidas que se estaban tomando por parte de las autoridades sanitarias.

Por otra parte, según informa desde Valladolid Luis Miguel de Dios, inspectores de la Jefatura de Comercio Interior de Valladolid, acompañados por miembros de la policía, han intervenido y precintado un almacén donde se ha comprobado la existencia de 8.760 litros de aceite en condiciones ilegales. El citado establecimiento, propiedad de Jesús Españavero, Coca, está situado en el número catorce de la calle de Avutarda, en uno de los barrios periféricos de la ciudad, y de él procede al menos, el 70% del aceite que se vende de forma ambulante en las provincias de Valladolid, León, Zamora y Palencia. Los inspectores han enviado muestras del producto encontrado al Ministerio de Sanidad para su análisis e hicieron contactos para saber de dónde venía el aceite. Tras las investigaciones se ha comprobado que procedía de Alcorcón (Madrid). Asimismo se ha confirmado que los envases de cinco litros encontrados no tenían etiquetas, que el dueño del almacén carecía de facturas de compra o documentos que acreditaran el origen del aceite y que los tapones de las garrafas se pueden manipular con gran facilidad y sacar sin que se rompa el precinto.

El jefe provincial de Comercio Interior de Valladolid, Francisco Recio, señaló que aún se desconoce si este aceite contiene sustancias tóxicas, «pero está claro que se vendía en condiciones fraudulentas y sin las debidas garantías sanitarias».

Recio Diez negó que se tratara de una banda organizada «con intenciones maliciosas, sino que se trata de un vendedor ambulante que h a ido ampliando su negocio».

La Jefatura de Comercio Interior ha descubierto también la existencia de otras personas que vendían aceite a granel procedente de Cedillo del Condado (Toledo). En este caso el producto está etiquetado pero no tiene el número de registro sanitario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 1981

Más información

  • Tras proceder al precintado de un almacén en Valladolid y otro en Alcorcón