Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schmidt amenaza con dimitir si el SPD se opone a la instalación de euromisiles en la RFA

El canciller federal alemán, el socialdemócrata Helmut Schmidt, amenazó en dos ocasiones, durante el pasado fin de semana, con dimitir, si su partido retira el apoyo al «doble acuerdo» de la Organización M Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de estacionar cohetes atómicos de alcance medio en Europa, si fracasan las negociaciones de desarme. Schmidt advirtió también a su partido, el SPD, contra el peligro de que este mismo año se rompa la coalición con los liberales (FDP) en el Gobierno de Bonn, si algunos en el SPD mantienen sus disputas con el propio Gobierno.

Después de semanas de silencio e indecisión, en vísperas de su viaje a Washington, que comienza mañana miércoles, Schmidt puso en práctica lo que algunos comentaristas definieron como «huida hacia delante», para dejar bien claro lo que está en juego: la existencia de la coalición social-liberal (SPD-FDP), que gobierna desde hace más once años en la RFA, y con ello la permanencia en el poder de la socialdemocracia. El tema va estrechamente unido al apoyo del partido al «doble acuerdo» de la OTAN de estacionar euromisiles atómicos en Europa, si fracasan las negociaciones de desarme entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Frente a la creciente polémica interna en la socialdemocracia alemana, con una participación cada vez mayor de militantes del SPD junto a comunistas y grupos pacifistas contra los cohetes atómicos de la OTAN, Schmidt no tuvo más remedio que lanzarse a la arena y dejar bien clara su postura en vísperas del viaje a Estados Unidos, donde le esperan conversaciones difíciles con el presidente norteamericano, Ronald Reagan.Schmidt intervino en términos bastante patéticos en dos reuniones del fin de semana con las bases de su partido en el Rhur y en Baviera. El canciller sacó todo su arsenal retórico para advertir que si el SPD en su conjunto no apoya el «doble acuerdo» de la OTAN «el actual gobierno y la coalición gubernamental sería sustituido por otra completamente distinta». Schmidt dijo que sus palabras no eran una forma de chantaje, sino que los responsables del Gobierno «no pueden violar su propia conciencia. Yo mismo no podría ante mi propia conciencia hacerme responsable de tal política».

El canciller advirtió que «sería bueno que algunos en el partido comprendieran que con sus disputas públicas con el propio Gobierno y sus propios camaradas pueden provocar un cambio de coalición del FDP este mismo año».

Con su toma de postura, Schmidt quiere dejar las cosas claras en vísperas de su viaje a Estados Unidos, para evitar que sus interlocutores en Washington puedan acusarle de no apoyar debidamente la política de la Alianza Atlántica.

El segundo destinatario de los discursos de Schmidt es su propio partido, al que el canciller quiere advertir claramente lo que está en juego.

También están destinados los discursos de Schmidt hacia el compañero de coalición, los liberales del FPD, y concretamente el vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich Genscher, a los que el canciller tiene que convencer de que todavía controla el partido.

El «doble acuerdo» de la OTAN se ha convertido en la piedra de toque de la capacidad de gobierno de la coalición social-liberal (SPD-FDlP en Bonn.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1981

Más información

  • El canciller asegura que la coalición social-liberal puede romperse este año