Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preparar los astilleros para entrar en el Mercado Común

Equilibrar económica y financieramente el sector, adecuar la estructura de las empresas de cara a la entrada en la CEE y hacer de la construcción naval un sector competitivo y adecuado a la actual situación de la demanda, constituyen los objetivos últimos del proyecto de reestructuración de la construcción naval asumido por el Gobierno y pendiente de aprobación definitiva por el Ejecutivo para su posterior negociación con las empresas y centrales sindicales.El programa de reestructuración tiene una duración prevista de tres años, al término de los cuales, dentro del plan de reducción de producción para adecuarla a la demanda, la producción será cero en las instalaciones de Cádiz, Cartagena, El Ferrol y San Fernando. En los astilleros grandes la reducción de su capacidad de producción será del 33%, y del 34% en los astilleros medianos y pequeños.

Para la financiación del programa se prevén subvenciones por valor de más de 115.000 millones de pesetas y crédito oficial por otros 150.000 millones, durante el período 1981-1983.

Asimismo, se modifica el actual sistema de subvenciones a la construcción naval, que, a partir de enero de 1982, se sustituye por el de subvenciones al sector de astilleros en crisis.

Otra de las novedades del proyecto de reestructuración es la creación de bolsas regionales de desempleo para los trabajadores que pierdan su puesto de trabajo como consecuencia del plan de saneamiento. Estas bolsas asegurarán el 80% del salario a los trabajadores incluidos en las mismas y se constituirán en Andalucía, Levante, País Vasco, Santander, Asturias y Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1981