Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González elogia la contundente condena de Margaret Thatcher ante el golpe de Estado

«La reacción más contundente en el mundo occidental ante el intento de golpe de Estado en España y en defensa de la libertad y de la democracia fue la de la señora Thatcher», declaró ayer en Londres el secretario general del PSOE, Felipe González.

El líder de los socialistas españoles, en su último día de visita al Reino Unida, mantuvo ayer una reunión de media hora con la primera ministra británica, Margaret Thatcher. Aunque contrario a la política monetarista del Gobierno británico, González destacó la «enorme distancia que queda por recorrer entre la dureza de la política económica española y la británica», ya que España dedica poco más de un 1 % de su producto interior bruto (PIB) para paliar los efectos de un 12% de desempleo, mientras que el Reino Unido dedica un 5 % de su PIB, con un paro de un 10%.

Los últimos acontecimientos en España son un tema demasiado delicado para explicarlo con grandes declaraciones, señaló Felipe González, quien añadió cautamente que «todos, todos, hemos aprendido». Insistió, asimismo, en que se debía acelerar el proceso de integración de España en la Comunidad Económica Europea en el plano político y jurídico, pudiéndose alargar las cuestiones económicas con cláusulas de salvaguardia. Esta propuesta ha recibido una calurosa aprobación por parte del Gobierno británico y del laborismo.

González lamentó la actitud en un principio poco clara de Estados Unidos ante el intento de golpe en España, y reafirmó la oposición del PSOE a una integración de España en la OTAN, sin ser por ello antiatlantista. « La OTAN », aclaró, «garantiza la democracia allí donde la democracia no necesita ser garantizada y no lo hace en los países que padecen tensiones involutivas». La defensa de España debe relacionarse con la seguridad occidental a través del tratado bilateral con Estados Unidos, «en el cual», puintualizó Felipe González, «se han de separar los aspectos militares de los culturales o económicos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1981