Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico y la oposición laborista apoyan el proceso democrático español

Tanto el Gobierno británico como la oposición laborista apoyan el proceso democrático español y reiteran sus deseos de ver pronto a España integrada en la Comunidad Económica Europea (CEE), según se desprende de las conversaciones que ayer mantuvo en Londres el secretario general del PSOE, Felipe González, con el líder laborista Michael Foot y el ministro de Asuntos Exteriores británico, lord Carrington.

Felipe González había sido invitado a la capital británica por el Foreign Office, pero su viaje hubo de retrasarse tras la dimisión de Adolfo Suárez. Posteriormente, su visita se ha visto acortada debido a los recientes acontecimientos en España, que han sido el tema central de las conversaciones mantenidas en Londres.Felipe González, a quien acompañaban Luis Yáñez, Javier Solana y José María Maravall, conversó por la mañana con Michael Foot, y hablaron del reciente intento de golpe de Estado en España. Foot expresó su satisfacción por el papel de Felipe González en la crisis y decidió prestar todo el apoyo del Partido Laborista al proceso democrático español. Mañana se reunirá el comité internacional del Partido Laborista, que podría sugerir la creación de un comité de solidaridad de la Internacional Socialista con la democracia española. El PSOE no cree, sin embargo, que deba crearse este tipo de comité especial.

En las conversaciones con lord Carrington y con el lord del Sello Privado, sir lan Gilmour, se trató de nuevo la situación española, expresando el PSOE sus preocupaciones. También se habló del tema del ingreso de España en la CEE, que el Reino Unido apoya sin reservas. Incluso el Gobierno británico está dispuesto a acelerar, tras las elecciones francesas, el proceso de integración española en la Comunidad, especialmente después de julio, cuando el Reino Unido presidirá el Consejo de Ministros de la CEE. Felipe González destacó la importancia de esta expresión de solidaridad y resaltó la importancia política de la Comunidad Económica Europea: las cuestiones económicas podrían tratarse luego.

Lord Carrington aludió asimismo al tema de Gibraltar y declaró que no le gustaría que se celebrase el primer aniversario del acuerdo de Lisboa sin que éste se hubiera cumplido, pero en este tema el PSOE está de acuerdo con la actitud del Gobierno español. En ningún momento se trató la cuestión del ingreso de España en la OTAN. El portavoz de relaciones exteriores del PSOE, Luis Yáñez, declaró a EL PAIS que pocos días antes de venir a Londres había conversado con el ministro de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca, para presentar un frente común en algunos temas, como viene siendo la norma.

Gilmour, posteriormente, ofreció un almuerzo en el Savoy a la delegación socialista española, que por la tarde asistió a unos debates en la Cámara de los Comunes. Por la noche, los miembros del PSOE fueron invitados a una cena dada por el Comité Nacional Ejecutivo del Partido Laborista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1981

Más información

  • Felipe González se entrevistó en Londres con el ministro de Asuntos Exteriores, lord Carrington, y el líder del laborismo, Michael Foot