Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Verstrynge: "La cultura es sólo uno de los condicionantes del comportamiento humano"

El político y sociólogo presentó su obra "Entre la cultura y el hombre"

El comportamiento humano está condicionado muy notoriamente por los factores culturales, pero existen otros, de carácter biológico y ambiental, que también hay que tomar en consideración. Esta es la tesis central del libro Entre la cultura y el hombre, de Jorge Verstrynge, secretario general de Alianza Popular, que ayer presentó su ensayo en Madrid. Enrique Martín, asesor de AP, y Juan Díez Nicolás, sociólogo y subsecretario de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, introdujeron el volumen ante el público.

Verstryrige, 32 años, profesor de Sociología General en la facultad de Ciencias Políticas y Económicas de Madrid, ha huido en su estudio de toda tentación partidista y se ha limitado, según dice él, «a hacer una obra de vulgarización destinada a informar, sin que en ningún momento se pretenda derivar en planteamientos que no sean exclusivamente científicos».«A pesar de que es obvio que el comportamiento humano está condicionado muy notoriamente por los factores culturales», explica Verstryrige, «hay otros factores menos analizados que deben ser tenidos en cuenta, como el clima, la geografía, la posición espacial, los componentes biológicos de la personalidad, etcétera».

El autor de Entre la cultura y el hombre se ha preocupado por tratar en su libro «el punto actual de la cuestión», que actualmente está siendo estudiada por varias ciencias, entre ellas la ecología, la climatología y la genolítica.

No hubo ninguna motivación política en la escritura del libro del secretario general de Alianza Popular, según asegura él mismo. «Como profesor de Sociología, advertí que el tema específico que me ocupa en este ensayo preocupaba mucho a un gran número de alumnos de la facultad, y no sólo a aquéllos que tenían que rendir cuentas del aprendizaje de la asignatura. Por ello decidí hacer esta historia divulgativa sobre una cuestión que creo de relevante importancia. Si alguna ventaja depara el libro es que quizá con su lectura se puede saber cuáles son los temas centrales del debate sin necesidad de acudir a un mamotreto».

Conservadores

Rechaza de plano Verstryrige cualquier adscripción de sus ideas sociológicas a las que plantean en la actualidad algunos intelectuales europeos a los que se ha puesto a etiqueta de «la nueva derecha». Por otra parte, considera que sus criterios culturales no responden necesariamente a los que se atribuyen al conservadurismo tradicional. «Ya he expuesto», dice Verstrynge, «que soy de la opinión de que el conservadurismo no tiene por qué ser ni monolítico ni heterofóbico, sino que debe tender al reconocimiento de la pluralidad. Si ese reconocimiento se efectuara, si los conservadores sé dieran cuenta de la necesidad perentoria que hay de hacerlo, todos saldríamos ganando en la democracia».Con respecto otra vez al tema de la «nueva derecha» cultural y al inevitable pensamiento de que un hombre de Alianza Popular debía estar cercano a ella, Verstrynge insiste en que no sólo no se halla en esas posiciones culturales, en las que tampoco, por supuesto, se encuentra su libro, «sino que jamás uso el término, lo cual en un partido como el mío no creas que no es, en cierto modo, una heroicidad ».

Esas adscripciones que la gente efectúa cuando se habla con un hombre de la derecha política son, según Verstrynge, reflejos de una actitud cultural, que denota «la facilidad que la mente humana tiene para uniformar los procesos».

Como investigador, él se defiende, repite, de la posible aparición en sus trabajos de su propio pensamiento político. Sobre la intención final y científica de su libro, el secretario general de Alianza Popular y profesor universitario muestra una frase de Talleyrand que aparece en el prólogo de su volumen: «Les ruego a ustedes que se percaten de que ni condeno ni apruebo: expongo».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 1980