Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres agentes de la Guardia Civil de Tráfico, asesinados en una carretera de Alava

A las 16.10 horas de ayer, en el centro de la villa de Salvatierra (Alava), cuando se iba a dar la salida a una prueba ciclista, tres motoristas de la Guardia Civil de Tráfico fueron abatidos por cuatro personas no identificadas que les dispararon de cerca, produciéndoles la muerte en el acto. Los asesinos huyeron en un vehículo Simca-1200, de color blanco, que poco después fue encontrado en el puerto de Opacua, de la carretera comarcal de Salvatierra a Maestu. La matrícula del vehículo utilizado en el atentado, N-2508-D, resultó corresponder a un coche Citroén GS; la auténtica es la de VI-2104-B. El Simca había sido sustraído a punta de pistola en Vitoria.

Los guardias fallecidos son el cabo primero José Vázquez Plata, natural de Oís Coiro (La Coruña), casado con una mujer de Mieres que se encuentra embarazada. El guardia primero Avelino Palma Brioa, natural de Olivenza (Badajoz), casado y con dos hijos de dos y tres años, y Angel Prado Mella, de Sobrado de los Monjes (La Coruña).El cabo primero residía desde hace dos años en Alava, el guardia primero había sido trasladadado recientemente de Burgos y el otro agente se había incorporado hacía escasos meses al servicio. Los guardias se encontraban sobre sus motos y el primero conversaba con el director de la carrera segundos antes de abrirse la marcha. Numeroso público se había concentrado en la antigua travesía de la carretera N-I donde estaba la salida.

Esta circunstancia impidió que se pudiera observar cómo los agresores salieron de entre el público y se acercaron a sus víctimas. Al oírse la detonaciones se estableció una gran confusión, e incluso el presidente del Club Ciclista de Salvatierra, Laurentino Gorospe, resultó herido en un dedo. La prueba ciclista era uno de los primeros festejos de las fiestas patronales de Salvatierra, población de unos 2.000 habitantes situada en la llanada alavesa al oeste de Vitoria.

Para las siete de la tarde estaba anunciado el lanzamiento del cohete anunciador de los festejos, que debía prender la alcaldesa, María Luisa Murguiondo, de una coalición independiente, apoyada por Herri Batasuna.

Desde primeras horas de la tarde la Guardia Civil estableció varios controles en la carretera nacional Madrid-Irún, en los alrededores de Salvatierra, tanto en dirección a Irún como a Vitoria. Debido al intenso tráfico del fin de semana se han formado largas caravanas de vehículos en los dos sentidos de circulación.

Los cuerpos de los guardias fueron trasladados al hospital militar de Vitoria, donde a última hora de la noche de ayer se les estaba practicando la autopsia. Una vez finalizada estaba previsto que los féretros fuesen conducidos al salón del trono del Gobierno Civil de Alava, donde iba a ser instalada la capilla ardiente. El funeral de cuerpo presente tendrá lugar hoy, domingo, a la 13.30 horas, en la catedral de María Inmaculada, de Vitoria. Al final del acto, los cadáveres serán trasladados a sus pueblos natales.

A media tarde, la corporación de Salvatierra, integrada por corporativos -seis independientes, cuatro apoyados por Herri Batasuna y dos por LKI, dos del PNV y dos de UCD-, se reunió en asamblea popular, junto a numerosos vecinos, en la casa consistorial. Los concejales del PNV presentaron una moción proponiendo la suspensión de los festejos, propuesta que, tras largos debates, no había sido aprobada aún anoche, aunque de hecho no se había realizado el lanzamiento del cohete. Según noticias solventes, el gobernador civil había comunicado a la alcaldesa que, utilizando sus atribuciones, iba a comunicar por la vía reglamentaria la suspensión de los actos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de octubre de 1980

Más información

  • El atentado se produjo ante numerosas personas que se disponían a presenciar una carrera ciclista