Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La ciutat cremada", de Antoni Ribas, primer premio del Filme Ibérico y Latinoamericano

"La viuda de Montiel", de Miguel Littin, obtuvo el segundo premio

El jurado del Segundo Festival del Filme Ibérico y Latinoamericano, que se ha celebrado en Biarritz entre los días 23 al 28 de septiembre, ha decidido premiar películas que ya circulaban en los circuitos de distribución convencionales, como lo demuestra el hecho de que haya recibido el primer galardón La ciutat cremada (La ciudad quemada), realizada en los primeros tiempos del posfranquismo por Antoni Ribas, mientras que el segundo premio ha ido a parar al filme La viuda de Montiel producción conjunta de México, Venezuela, Cuba y Colombia, dirigida por Miguel Littin. Menciones especiales merecieron las películas Manoa, de Solveig Hoogesteijn (Venezuela), y Kilas, de José Fonseca e Costa (Portugal). Por su parte, la Asociación Francesa de Críticos de Cine ha concedido sus menciones especiales a La viuda de Montiel y a la película El Super, de León Ichaso y Orlando Jiménez Leal, emigrados cubanos en Estados Unidos. Las dos películas se habían presentado ya en el pasado Festival de Berlín.

Aparte de las calificaciones del jurado, las películas españolas que se han presentado en este festival han sido en general muy bien acogidas por el público. Tanto Opera prima, de Fernando Trueba, como Las truchas, de José Luis García Sánchez, fueron muy comentadas. El actor estrella de este festival, si es que en Biarritz se puede hablar de estrellas en este tiempo, ha sido Oscar Ladoire, quien se presentaba como el más firme candidato al premio de interpretación, que el jurado ha decidido dejar vacante en esta ocasión. La producción hispano-mexicana El canto de la cigarra, de José María Forqué, y la película experimental Los primeros metros, realizada por ocho jóvenes directores españoles y producida por Elías Querejeta, no han llamado tanto la atención del jurado, integrado por cinco franceses, un español (Jorge Semprún), un argentino, un venezolano y un chileno.Del resto de las películas, nueve en total, algunos observadores daban como seguro un premio y una mención especial al cine brasileño, representado en A queda, de Ruy Guerra y Nelson Xavier, y en Lucio Flavio, de Héctor Babenco. La película cubana Maluala, de Sergio Giral, era quizá. demasiado política para el jurado, puesto que se trataba de un ataque a la colonización española en aquel país, y otra también cubana, pero de bastante mejor calidad, Retrato de Teresa, de Pastor Vega, se exhibió fuera de competición.

Historia de Cataluña

Con La ciutat cremada, estrenada en España en los primeros tiempos de la transición democrática, Antoni Ribas inició una aportación cinematográfica al estudio de la historia reciente de Cataluña. A través de las vicisitudes de una familia burguesa catalana se suceden una serie de hechos históricos acaecidos desde 1898, año de la pérdida de la última colonia española (Cuba) hasta la semana trágica de Barcelona (1909).

Esta película, que obtuvo un premio en el Festival Internacional de Montreal, fue producida por 132 personas y entidades de Cataluña. Comenzó a rodarse cuando todavía vivía Franco, y como dato curioso puede destacarse que muchos de los actores que intervienen en ella eran personajes que vivían en la clandestinidad y que ahora ocupan relevantes puestos políticos, como Joan Raventós, Josep Andreu Abelló, Jordi Pujol, Jordi Solé Tura, Josép Benet, Antón Canyellas y Heribert Barrera, entre otros.

El propio Antoni Ribas explicaba en Biarritz a EL PAIS que esta experiencia de producción múltiple había sido un éxito, y que volverá a repetir en breve con un proyecto que está preparando de nuevas películas, también sobre la historia catalana todavía más reciente.

Antoni Ribas, autor, entre otras, de las películas Las salvajes en puente San Gil (1967), Tren de madrugada (1968), Medias y calcetines (1970). y La otra imagen (1973), se ha dedicado recientemente a la realización en televisión, medio para el que ha dirigido la serie Catalanes universales.

Relato de Gabriel García Márquez

Miguel Littin, nacido en Chile, en 1942, ha querido llevar al cine, en La viuda de Montiel, la novela del mismo título, original de Gabriel García Márquez, que relata los esfuerzos de la viuda de un rico cacique que ha conseguido sus bienes a base de robar y con el apoyo de los militares, por recuperar su identidad perdida. Littin ha elegido para el papel de viuda joven a la actriz Geraldine Chaplin.

Para dar un mayor efecto a la segunda edición del Festival de Filme Ibérico y Latinoamericano, los organizadores invitaron al escritor argentino Jorge Luis Borges, quien durante cerca de dos horas de diálogo con un público numeroso, compuesto en su mayoría de jóvenes, repitió sus tradicionales declaraciones de que no es político, que sólo cree en el individuo, que existe una tradición escandinava muy antigua de no. concederle el Premio Nobel de Literatura, y que es un europeo en el exilio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de septiembre de 1980