Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno de la película "El nido", de Jaime de Armiñan

La película El nido, de Jaime de Armiñán, se estrena hoy, en el cine Coliseum, de Madrid, interpretada por Héctor Alterio, Ana Torrent, Luis Politi, Patricia Adriani, Ovidi Montllor y Amparo Baró, entre otros actores, con fotografía de Teo Escamilla. El filme fue seleccionado oficialmente para el Festival Internacional de Montreal, donde Ana Torrent obtuvo el premio de interpretación femenina por su trabajo en El nido.

Para el director, Jaime de Armiñán, el concepto de nido se refiere al lecho que hacen las aves con materiales blandos para poner e incubar sus huevos y criar los polluelos. En su película El nido hace referencia al miedo, la esperanza, la soledad, el deseo de crearlo, aun en los umbrales de la vejez o el instinto de hacerlo en los albores de la pubertad. Es una película «que nace también en la blancura de una pantalla».

«Con El nido intentamos una película», dice Jaime de Armiñán, «donde uno de sus personajes -don Alejandro- sea capaz de romper el cerco de soledad y aburrimiento que le rodea y volver a la juventud, casi milagrosamente alcanzado por un simple impacto, que se convierte luego en una auténtica historia de amor, a donde otro de sus personajes -Goyita-acude por instinto, por curiosidad, por cierta morbosidad, para luego quedar prendida en el encanto de un hombre que sólo pretende vivir, que nada menos pretende vivir y llenar el último tramo de su existencia. Juventud y final, amor e incluso odio. Amistad y humor. Pienso que es imprescindible el humor y la burla de uno mismo o de los personajes que crea. Todo eso hemos pretendido al encararnos con El nido, y aún no sabemos si lo logramos conseguir».

El paisaje de la película recorre Salamanca, Sequeros, San Martín del Castañar, La Torre, Sepúlveda y la Hoz del Duratón. «Tierra alta de la meseta leonesa y Castilla. Pueblos cerrados, montañas alrededor, encinares, un bosque de castaños -como un nido- y una casa, medio castillo encantado para Goyita, medio prisión para Alejandro, también como un nido. Porque el paisaje, en una película, para mi es absolutamente fundamental, y la localización, uno de sus puntos de apoyo. El paisaje de El nido -eso intentamos-, tanto en los interiores como en los exteriores, debería ser la prolongación de sus personajes».

En la película aparece por últirna vez el actor Luis Politi. «Como en la pantalla, ha quedado el rastro de un actor inolvidable: de Luis Politi, que vino de Argentina un buen día, para no marcharse ya nunca jamás. Este ha sido su último trabajo, su último espléndido trabajo, su último maravilloso trabajo. Luis Politi, lleno de vitalidad, de fuerza, grande y ruidoso, ha muerto inexplicablemente. Y aquí, en El nido, lo tenemos hablando de la muerte de los demás y asistiendo a la muerte de su amigo».

«El nido, paradójicamente, vuela solo y quiere llegar a su natural destino: a los espectadores, porque yo pienso que una película no debe hacerse en clave y para un grupo de amigos; pienso que el cine -que es el arte de nuestro tiempo- está llamado a redimir muchas penas y muchos aburrimientos. Ojalá El nido alcance una pequeña parte de esa tarea».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 1980