Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensión contenida en los funerales por el general Briz Armengol, asesinado en Barcelona

El ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, y el capitán general de la IV Región Militar (Cataluña), Antonio Pascual Galmes, presidieron, en la mañana de ayer, en Barcelona, las honras fúnebres en honor del general de brigada Enrique Briz Armengol, muerto anteayer en un atentado atribuido a la organización terrorista GRAPO. A la salida del funeral, que se desarrolló en un clima de tensión contenida, un grupo de personas que cantaba el Cara al sol insultó a Jordi Pujol y arrojó huevos contra su Vehículo.La ceremonia se celebró en el patio de armas de la capitán general. Además de los familiares y jefes y oficiales de la guarnición, asistieron al mismo, como invitados, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Jordi Pujol, el ex presidente Tarradellas y numerosas personalidades políticas, así como una parte del público, compuesto principalmente por militares retirados, previa identificación.

Previo al comienzo de la ceremonia, el ministro de Defensa impuso sobre el féretro la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, concedida al difunto a título póstumo, y el general del Estado Mayor de la IV Región, la del Mérito Militar con distintivo blanco.

Durante la ceremonia diversas personas del público lanzaron gritos y consignas que aumentaron la tensión propia del acto. Una mujer no identificada gritó iViva España! y iViva el Ejército!, para proseguir con los de Franco, Franco, Franco, esta vez coreados por parte de los asistentes varias veces. Ante la insistencia de los gritos, uno de los hijos del general asesinado se volvió hacia el sector de donde partían y secamente exigió el cese de los mismos «por respeto a la familla».

Los militares presentes en el acto mostraron, en cambio, una gran serenidad.

A la salida, se repitieron los gritos y abucheos por parte de unas doscientas personas estacionadas junto a la puerta de capitanía general. El citado grupo cantó varias veces el Cara al sol y lanzó gritos de Ejército al Poder, Abajo los traidores y Gobierno, dimisión. En el caso del presidente de la Generalidad, los gritos fueron acompañados de insultos personales y lanzamiento de huevos contra su vehículo.

El soldado sigue grave

Una joven italiana, turista, fotografió al grupo de personas que, brazo en alto, se mostraba más activo en los incidentes. Fue perseguida por éstos y se vio obligada por un policía nacional a velar el carrete fotográfico.

El soldado de escolta que resultó gravemente herido en el atentado, Marcos Vidal Pinar, continuaba anoche en estado de suma gravedad internado en la residencia Príncipes de España, en Bellvitge. La situación del herido se considera irreversible. Tiene cinco heridas por impacto de bala. una de ellas en la frente, que le ocasionó pérdida de masa encefálica. Por el contrario, el soldado conductor se encuentra prácticamente recuperado.

Mientras tanto, las investigaciones policiales van por buen camino, según una fuente oficial, que se mostró muy optimista al respecto. Por este motivo, no se descarta que se practiquen hoy mismo diversas detenciones en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 1980

Más información

  • Un grupo de personas arrojó huevos contra Jordi Pujol