Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte del ex emperador iraní

Cautelosa reacción internacional

La reacción internacional ante la muerte del ex sha Reza Pahlevi ha sido unánimemente breve y cautelosa. En los funerales que hoy se celebrarán en El Cairo, la representación internacional correrá, en la mayoría de los casos, a cargo de embajadores.En ausencia del ministro de Asuntos Exteriores, que acompaña al presidente Suárez a Perú, el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Carlos Robles Piquer, declaró: «Lamentamos su muerte como la de todos los jefes o ex jefes de Estado». España estará representada en los funerales por el embajador en El Cairo, José Luis Flórez-Estrada.

La reina Isabel II de Gran Bretaña, al ser informada (le la muerte del ex emperador, envió un mensaje personal a Farah Dibah. Margaret Thatcher, en su mensaje de da cuenta del pesar de su Gobierno por el fallecimiento del derrocado sha: «Durante su largo reinado, sucesivos Gobiernos británicos disfrutaron de estrechas relaciones con el sha, y su amistad hacia este país jamás será olivada».

En Francia, el presidente de la República, Valery Giscard d'Estaing, en su mensaje a la viuda del ex sha, decía que «en el momento en que se ha extinguido vuestro esposo, después de crueles sufrimientos, os ruego aceptéis con vuestros hijos la expresión de mi profundo pésame».

«Sólo la historia puede juzgar al sha», declaró en París el jefe del último Gobierno del régimen imperial, Shapur Bajtiar. «Se podría haber hecho mucho más y mejor en los últimos veinticinco años», añadió el ex primer ministro iraní, «pero decir que no se ha hecho nada durante ese período, tampoco sería justo».

El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores señaló que Suiza no estará presente en los funerales por el ex-sha, dado que la Confederación Helvética reconoce únicamente a los Estados constituidos y por ello sus autoridades sólo asisten a los duelos por los jefes de Estado en el poder. Por las mismas razones el Consejo Federal suizo no ha enviado ningún telegrama de pésame a la familia del ex emperador iraní.

Las emisoras de radio de Arabia Saudí, Kuwait y Jordania se limitaron a informar del fallecimiento del depuesto sha, sin hacer comentario alguno.

La opinión de los palestinos es que el ex sha «traicionó a su pueblo». En Argelia no ha habido hasta el momento reacción gubernamental. La agencia oficial de noticias señaló simplemente que la desaparición el antiguo soberano «pone fin a una de las causas importantes de la crisis americano-iraní».

En Jerusalén, el ministro del Interior, Yosef Burg, dijo a los periodistas: «Solamente puedo lamentar que no haya muerto en su patria, y también, como ser humano, todo lo que ha padecido».

En Moscú, la agencia Tass se limitó a decir, el domingo, que «ha sido anunciado oficialmente en El Cairo que el depuesto sha de Irán falleció hoy». En Pekín, la agencia Nueva China facilitó una información muy escueta, sin incluir comentario alguno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 1980