Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

La OTAN es un sistema multilateral de defensa al que pertenecen ahora 15 países

El ministro de Asuntos Exteriores anunció el pasado domingo 15 de junio la intención oficial del Gobierno español de plantear el ingreso de España en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1981. Las declaraciones de Marcelino Oreja, realizadas en el curso de una entrevista concedida a EL PAIS, donde se pasaba revista a los temas más destacados de nuestra política exterior, abrió rápidamente un amplio debate. La intención del Gobierno de dar este paso, sin el concurso de acuerdos o ratificaciones cualificadas, dio un tono más polémico al anuncio del Gobierno. En estas páginas se inserta una historia de la OTAN, su proceso de creación, objetivos, países participantes del Tratado, organización y efectivos militares. Asimismo se incluyen las opiniones contrapuestas de Alberto Martín-Artajo, ministro de Asuntos Exteriores de 1945 a 1957 -fallecido en agosto del pasado año-; Alberto Ballarín, Juan Garrigues y Salvador López de la Torre.Escudo y, en su caso, lanza del mundo occidental, la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) agrupa a quince de los países más importantes de Europa y América. 570 millones de personas confian su seguridad en un Ejército conjunto de cerca de cinco millones de soldados, equipados con un impresionante y sofisticado arsenal militar. La estrategia de la disuasión parece ser la mayor garantía, y las cuestiones económicas y políticas han pasado a un segundo lugar.

La OTAN nació el 4 de abril de 1949 con la firma en Washington del Tratado del Atlántico Norte, que entro en vigor cuatro meses después. Los doce miembros originarios fueron Bélgica, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega y Portugal. Grecia y Turquía se integraron en 1952 y la República Federal de Alemania en 1955.La creación de un sistema multilateral de defensa, de ámbito geográfico limitado, dio un especial carácter militar a la organización. Las partes firmantes se comprometían a unir sus esfuerzos para mantener y acrecentar su capacidad individual y colectiva de resistencia armada. El artículo 5º establece que la agresión a uno o varios de los países miembros será considerada como un ataque dirigido contra todos.

MÁS INFORMACIÓN

Pero los fines del tratado iban más allá de lo puramente militar, al sancionar el interés por eliminar toda colisión en sus políticas económicas y el favorecimiento del bienestar y la estabilidad dentro de la zona. La puesta en marcha de una política militar común quedó vinculada a garantizar la pervivencia de un sistema económico determinado y a sentar las bases de una colaboración más amplia entre los países firmantes.

Algunos antecedentes

El surgimiento de la OTAN no fue más que una consecuencia lógica de la crisis del sistema de paz establecido por los aliados a la conclusión de la segunda guerra mundial. La creación de dos zonas de influencia quedó establecida en las conferencias de Yalta o Potsdam.

Por el sistema de reparto, la URSS abandonó Irán, cesó en sus presiones sobre Turquía para obtener un control sobre los estrechos y dejó a su suerte a las guerrillas comunistas griegas; a cambio, se aseguraba su zona de influencia sobre Europa orienta¡. Estados Unidos, por su parte, abandonó las zonas ocupadas de Checoslovaquia y de la actual República Democrática Alemana. La doctrina Truman y su enorme poderío bélico y financiero le hicieron asumir su papel de defensor de sus intereses en cualquier lugar del planeta.

El rechazo del Plan Marshall por parte de Moscú, la formación de las repúblicas democráticas en la Europa del Este y el control severo de la zona por parte de la URSS hizo realidad la existencia de un mundo escindido en dos bloques y regido por dos superpotencias. El alineamiento de las naciones desarrolladas en dos sistemas diferentes y encontrados había sido descrito, recién finalizada la guerra, por Winston Churchill con una frase que hizo fortuna: «Un telón de acero ha caído sobre el continente europeo». El bloqueo de Berlín, iniciado el 24 de junio de 1948, fue la verdadera declaración de la guerra fría.

La OTAN. como tratado multilateral que sucede a la política de pactos bilaterales seguida hasta entonces por Estados Unidos. tuvo también sus antecedentes. En 1947. Francia e lnglaterra habían establecido en Dunquerque un acuerdo exclusivamente militar. de cincuenta años de validez. y que hacía referencia a la posibilidad de una nueva agresión por parte de Alemania. Al año siguiente. ese pacto se amplió en Bruselas con la incorporación de Bélgica. Holanda y Luxemburgo. y con la inclusión de relaciones económicas y culturales. además de las militares. En aquella ocasión, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Ernest Bevin, apuntó la idea de no dejar limitados a Europa los fines que perseguía el tratado. Canadá y Estados Unidos se hicieron eco de la propuesta, y las negociaciones, que habrían de desembocar en la creación de la OTAN. se iniciaron meses después.

Inmediatamente de constituida la OTAN, la URSS protestó por lo que consideraba una transgresión a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, por su carácter de alianza agresiva y por la limitación de la participación a determinados países occidentales. El 31 de marzo de 1954 propuso su. incorporación al pacto, con el fin de el¡minar su carácter de alianza unilateral y agresiva. La propuesta soviética fue rechazada en mayo y, precisamente el 14 de mayo de 1954, se firmó en la capital polaca el acuerdo constitutivo del Pacto de Varsovia, la antítesis de la OTAN.

El ingreso de la remílitarizada República Federal de Alemania fue aceptado el 8 de mayo de 1955, justamente cuando se cumplía el décimo aniversario de la derrota del III Relch. Desaparecía así el último vestigio del sistema pactado como conclusión de la segunda guerra mundial, acordado en Potsdam, que comprometía a las potencias aliadas a preservar la desmilitarización de Alemania. En poco tiempo, las fuerzas alemanas pasaron a constítuir el príncipal núcleo de la OTAN en Europa occidental, junto con las fuerzas expedicionarias americanas.

De Gaulle provoca la primera crisis

La dependencia de la OTAN de la doctrina estratégica norteamericana y, como consecuencia de ello, en opinión de Francia, la subordinación de los intereses de los países europeos a los de Estados Unidos provocaron la primera crisis entre los integrantes del pacto. En 1959, a raíz de la cumbre de París, en la que se aprobó un plan de diez años sobre temas políticos, militares y económicos, se suscitó la protesta abierta de Francia. Para el general De Gaulle, la OTAN ya no era una alianza y el sistema de integración defensiva había dejado de existir.

Francia no podía hacer depender su seguridad de los intereses norteamericanos y «si una nación como Francia debe ir a la guerra, ésta debe ser su guerra». Los motivos del presidente francés no sólo eran de índole militar, en el sentido de que la primacía dada a las armas nucleares convertía a la Alianza Atlántica en un sistema generador de posibles riesgos. Políticamente, la OTAN se había convertido en un freno y en un obstáculo mundial. Y en el plano económico, porque el mantenimiento de su papel de superpotencia obligaba a Estados Unidos a mantener su ventaja económica en perjuicio de los países europeos, por ser éstos prácticamente sus únícos competidores en el campo tecnológico e índustrial.

Como consecuencia de estos hechos, Francia decidió abandonar el sistema militar integrado el 1 de julio de 1966 y participar sólo en las instituciones civiles y políticas. Esto significa que Francia no está automáticamente comprometida por una decisión militar de la OTAN y que puede disponer, autónomamente, de su fuerza militar. Esta situación ha variado significativamente desde 1975. Bajo la política de Giscard se han establecido compromisos estrechos con la organización y Francia participa actualmente en numerosos organismos y planes de organización y estandarización militar.

El 20 de diciembre de 1966 fue creado el Comité de Defensa Nuclear, del que Francia quedó excluida. Estados Unidos conservó el derecho de veto sobre la toma de decisiones que involucraran el empleo de armas nucleares americanas.

Siguiendo el ejemplo francés, en agosto de 1974, Grecia retiró igualmente sus fuerzas de la OTAN, en respuesta a la ocupación parcial de Chipre por fuerzas armadas de Turquía con el acuerdo tácito de Estados Unidos y otros miembros. Ambos países se acusaron mutuamente de haber utilizado armamento de la Alianza y Grecia manifestó su decisión de retirarse de los organismos militares. Curiosamente, el texto del tratado no prevé nada para los casos de conflicto interno.

La revolución portuguesa del 25 de abril de 1974 provocó un eclipse pasajero de la participación lusitana y tanto los problemas pesqueros entre Islandia y Gran Bretaña como la posibilidad de ascenso al poder de los comunistas en Italia han creado momentos de tensión.

La posibilidad de participación de algunos partidos comunistas en Gobiernos de países miembros de la Alianza Atlántica ha sido objeto de formulación política desde finales de 1975. El resultado ha sido una expresión de rechazo ante esa eventualidad que «socavaría los fundamentos de la OTAN». En 1976, la doctrina Sonnenfeldt-Kissinger establecía la aceptación de la esfera de influencia exclusiva de la URSS y la necesidad del mantenimiento de la occidental, al menos en el estado actual.

Sonnenfeldt, asesor del secretario de Estado sobre Europa oriental, consideraba que los progresos del comunismo en los grandes países de Europa son susceptibles de provocar una reacción en cadena. Con la participación comunista se correría el riesgo de tener que contar con Gobiernos con los que el grado de cooperación que ha caracterizado las relaciones atlánticas será cada vez más difícil de lograr. En definitiva, estaba latente el temor de que «en períodos de crisis los comunistas estarían por Moscú como De Gaulle estaba por Washington».

En esa época, se planteó también la necesidad de reincorporar plenamente a Grecia y la posibilidad del ingreso español -temas hoy de actualidad- para completar el dispositivo estratégico europeo.

La situación actual de crisis de la distensión entre las dos grandes potencias llevó a la OTAN a adoptar un importante plan de rearme nuclear en la reunión celebrada en Bruselas el 14 de diciembre de 1979. El plan consiste en Instalar para 1983 en suelo europeo 108cohetes nucleares Pershing 2 (1.800 kilómetros de alcance) y 464 mis¡les Crucero (2.400 kilómetros de alcance) con el fin de equilibrar el nuevo poderío nuclear que representa.n los cohetes SS-20 y los bombarderos atómicos TUPOlev 26 (rebautizados Backfire en los medios atlánticos) fabricados por la U RSS.

La finalidad del rearme, cuyo costo total superará el medio billón de pesetas, es mantener el equilibrio de la disuasión, basado en un poderío militar cada vez mayor que evite toda tentativa bélica. La decisión de reforzar la capacidad defensiva de la alianza fue de nuevo reafirmada el 14 de mayo pasado. La última reunión en Ankara el 27 de junio, puso de manifiesto la firmeza de la OTAN sobre el tema de Afganistán, aun aceptando la conveniencia de continuar el diálogo con Moscú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 1980