El Ejército boliviano amenaza con un nuevo golpe

Las fuerzas armadas bolivianas se declararon en estado de emergencia en la noche del viernes, en un comunicado de solidaridad con el comandante en jefe del Ejército, general Luis García Meza. La actitud del mando castrense se interpreta como el preámbulo de un golpe militar que podría truncar las elecciones generales del próximo 19 de junio.

, En una clara amenaza de interrumpir, por enésima vez, el proceso de democratización que debe culminar con las elecciones del próximo 29 de junio, las fuerzas armadas bolivianas se declararon en "estado de emergencia" y respaldaron a su comandante en jefe, general Luis García Meza, de tendencia marcadamente golpista. Para «disuadir» al Ejército de un nuevo pronunciamiento, el ex presidente y candidato Hernán Siles Zuazo inició en La Paz una huelga de hambre indefinida. La capital boliviana ha registrado varias explosiones en la madrugada de ayer contra la sede del partido del ex presidente Hugo Banzer y contra la Embajada argentina.El Comité Nacional de Defensa de la Democracia, que integran los más importantes partidos políticos, y la poderosa Central Obrera Boliviana (COB) han anticipado que iniciarán una huelga general si los militares interrumpen el actual proceso político. Asimismo, bloquearán caminos y carreteras en todo el país e instarán a la población civil ala «resistencia activa» contra el golpe.

Es opinión generalizada que las fuerzas políticas y sindicales y gran parte del pueblo no organizado adoptarán una posición activa frente a las amenazas golpistas.

Un comunicado difundido en la noche del viernes por el alto mando castrense señaló que partidos y políticos izquierdistas habían adoptado una «actitud beligerante», que «no será tolerada», en contra de los militares. «Si continúan los improperios contra la cúpula castrense», continúa el comunicado, «las fuerzas armadas adoptarán las medidas que consideren oportunas».

El origen directo de la actual crisis, que podría desembocar en el derrocamiento de la presidenta Lidia Gueiler y en la suspensión de las elecciones, es el juicio político al que ha sometido el Congreso boliviano al ex presidente Hugo Banzer, por violación de la Constitución, los derechas humanos y actos de corrupción administrativa. Los altos mandos del Ejército consideran que el citado juicio es un ataque frontal a las fuerzas armadas en conjunto, y por boca de su comandante en jefe, anunciaron que llevarían a los tribunales militares a los diputados que auspician el proceso.

Los observadores anticipan hechos similares a los producidos el pasado noviembre, protagonizados por el coronel Natush, si las fuerzas armadas deciden nuevamente hacerse con el poder, posibilidad que aparece en las últimas horas como muy cierta. Lo más grave del caso es que si la actual etapa de la crisis se supera, le será muy difícil a la presidenta Lidia Gueiler no aceptar las presiones de los partidos políticos para que destituya de la comandancia general de las fuerzas armadas al belicoso general García Meza. Y si lo hace, los militares tendrán una nueva justificación para intervenir.

El viernes quedaron cerrados los registros electorales para la inscripción de ciudadanos y de representantes de los partidos políticos al Parlamento, dentro del proceso electoral boliviano, que culminará en las elecciones del próximo 29 de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50