La Junta salvadoreña libera a los presuntos golpistas de extrema derecha

Roberto d'Aubuisson, ex jefe de la policía política salvadoreña, que fue detenido el pasado 2 de mayo como presunto instigador de un golpe de Estado para derrocar al coronel Adolfo Majano, fue liberado el martes por el juez designado para instruir su procesamiento. Un portavoz militar manifestó que la liberación de D'Aubuisson obedecía a que no existían motivos para prolongar su detención.

La puesta en libertad de D'Aubuisson y veintitrés personas más, civiles y militares, supuestamente implicados en el compló, contrasta con las manifestaciones realizadas el mismo martes por el nuevo jefe de las fuerzas armadas de El Salvador, Jaime Abdul Gutiérrez, en las que aseguraba que el ex jefe de la policía política, Roberto d'Aubuisson, dirigente del partido ultra derechista, Frente Amplio Nacional, continuaba detenido y sometido a procesamiento.Abdul Gutiérrez asumió el lunes la representación y jefatura de las fuerzas armadas salvadoreñas, función de la que fue desplazado el coronel Adolfo Majano, miembro de la Junta de Gobierno de El Salvador, y contra quien D'Aubuisson habría dirigido supuestamente su golpe de Estado frustrado por el Ejército y la policía.

En una reunión celebrada la pasada semana entre los más altos mandos militares, el coronel Majano se negó rotundamente a la liberación de D'Au buisson, exigida por poderosos sectores del Ejército salvadoreño. Esta negativa parece ser la causa inmediata de la defección de Majano de la jefatura militar salvadoreña.

Por otra parte, Jaime Abdul Gutiérrez, desde el lunes jefe de las fuerzas armadas, anunció ayer la celebración de elecciones en El Salvador, aunque no fijó fechas. La próxima semana, según dijo, se creará un consejo electoral nacional que preparará. los comicios en los que se elegirían las autoridades políticas del país. La convocatoria electoral salvadoreña va a implicar gran cantidad de dificultades en virtud del defectuoso censo existente en este país y la complejidad derivada de su eventual nueva elaboración.

Es de destacar, además, que la iniciativa electoral puede tropezar con grandes obstáculos políticos por parte de los sectores más derechistas del país, que desde el golpe de Estado que derrocó en octubre de 1979 al general Carlos Humberto Romero, han adoptado una actitud beligerante contra todo tipo de reformas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50